Feeds:
Entradas
Comentarios

Hasta siempre

urracasMe despido de vosotros mis queridos lectores por una temporada.

No sé cuando volveré a escribir en mi blog algún artículo. Cuando me sienta inspirada.

Ahora mi cabeza anda por otros vericuetos, aunque mi afición siga siendo la lectura y la historia no tengo ganas de contar mis nimios conocimientos.

Volveré. ¿ Cuàndo ?. Sincermente no lo sé.

FELIZ NAVIDAD

belenes_2

Misterio de José Luis Mayo Lebrija

 

Mi blog os desea a todos los seguidores una feliz Navidad y año 2017.

Ana Mendoza de la Cerda, es la aristócrata tuerta más famosa de la historia de España. Conocida con el nombre de Princesa de Éboli por su matrimonio con Ruy Gómez de Silva, noble de origen portugués, hombre de carácter pragmático muy influyente en la poderosa Corte de Felipe II, llegó a ser ministro y valido del monarca.

Ana pertenecía a una de las familias más poderosas de su época, poseía cuatro  títulos heredados, pues fue la única hija del matrimonio formado por Diego Hurtado de Mendoza y de la Cerda y Catalina de Silva y Cifuentes, nació un 29 de junio de 1540 en el pueblo de Cifuentes ( Guadalajara ). Al contraer matrimonio a los doce años sumó otros cuatro, títulos no le faltaban a la señora ni poder ni caudales.

Nadie sabe porqué doña Ana llevaba un parche en el ojo derecho es un secreto que nunca se ha desvelado, unos historiadores dicen que era bizca, otros que practicando esgrima de pequeña con un paje de su casa paterna le hirió con la punta del florete y quedó tuerta. Ese defecto no mermó en absoluto su atractivo ( no se podía considerar una belleza ), incluso llegó a proporcionarle un aire enigmático que le hacía aún más interesante. Era delgada, más bien enjuta, barbilla, manos y pies eran más grandes de lo debido, tenía una piel finísima hasta tal extremo que las venillas de las sienes y de las manos se le notaban, llevaba siempre puesto un parche de seda negro en forma de rombo en el hueco de su ojo.

Ana vivía en Madrid en un palacio hoy desaparecido, estaba situado enfrente del Alcázar Real, decían las lenguas que era amante del rey, incluso en vida de su marido, del que quedó viuda con 36 años y el bagaje de diez hijos nacidos de su matrimonio, celebrado cuando ella tenía 12 años y consumado siete años después, pues él era 24 años mayor.

Fue una mujer intrigante en la Corte de Felipe II, eso le trajo graves problemas. Su amante ya una vez viuda era el secretario de Estado del monarca Antonio Pérez del Hierro. Hombre ambicioso y de gustos ampulosos, su palacio estaba ubicado en la Plaza de Santa María muy cerca de la residencia de la princesa. La escritora Kate O´Brien, describe en un libro sobre doña Ana el dormitorio de Antonio Pérez, así podemos hacernos una idea de su personalidad; ” Su cama tenía unos postes tallados en plata, en forma de enormes ángeles con ojos de piedras preciosas y las alas extendidas. Y había estrellas y una media luna de pedrería, y colgaduras de tela de oro y azur, y perfumes ardiendo en pebeteros de oro sobre pedestales de ónice.” Para más inri la casa tenía mesas de plata maciza labrada, servicios de mesa de oro y piedras preciosas y criados ataviados con libreas fantásticas. En definitiva era un sibarita en bruto o un hortera.

Antonio Pérez fue acusado de la muerte de don Juan de Escobedo, secretario de don Juan de Austria, hijo natural de Carlos I, ( una trama enrevesada en la que al parecer estaba implicado Felipe II ).  El monarca lo manda apresar pero este logra huir. No corre la misma suerte la princesa acusada de complicidad con su amante en el crimen, encerrada con su dueña Bernardina como única compañía en el Torreón de Pinto, luego es trasladada a Santorcaz, más tarde se la recluye en su palacio de Pastrana, en el que le dejan tener a su hija pequeña con ella.

 

untitled

Palacio ducal de Pastrana

 

Su amante Antonio Pérez se fuga a Aragón, comete la torpeza de pasar por Pastrana a visitar a la princesa, esta le da cobijo, cena con él y le proporciona una cama donde pasar la noche. Doña Ana hasta entonces estaba recluida en su palacio, más disponía de cierta libertad para moverse aunque siempre vigilada por sus celosos guardianes y sin poder salir fuera de sus aposentos. Contaba con la compañía de su fiel dueña Bernardina y de su hija pequeña que más tarde profesó en un convento Franciscano, a la que llamaba Anichu.

Enterado el monarca de la visita de Antonio Pérez a su ex amante, monta en cólera y ordena tapiar todas las ventanas de las habitaciones del palacio, desposeerla de sus criados y pertenencias como muebles, cuadros y libros, incluso la separan de su dueña, la única persona que nunca la hubiese abandonado. Además tapian el balconcillo con la reja de su palacio desde donde la princesa se asomaba a ver la plaza. Sólo le queda la luz de una vela. ¿ Serían celos reales o acusación de ayuda en la huida de Pérez ?. Ella no le ayudó, sabía los entresijos de la Corte y simplemente era ya una pobre mujer caída en desgracia, daba igual.

Doña Ana Mendoza de la Cerda, princesa de Éboli y de Mélito, duqesa de Francavilla, de Pastrana y de Estremera, marquesa de Algecilla y de Diano y condesa de Aliano, falleció encarcelada en su palacio de Pastrana un 2 de febrero de 1592, muy envejecida, enferma y casi inválida a los 51 años.

Sus restos mortales se encuentran enterrados en la preciosa Colegiata de este hermoso lugar, junto a los de su esposo Ruy Gómez de Silva.

https://youtu.be/Ve_9sT0EJD8

 

 

LA MISA DE LA PERA

untitled

Ermita de San Ildefonso

 

 

Todos los días 28 del mes de agosto en La Granja de San Ildefonso ( Segovia ), se celebra una misa que tiene un detalle curioso. A los asistentes se les regala a la salida una pera, uno se pregunta qué sentido tiene ?

La costumbre viene de lejos es de la época de los Borbones, he escuchado dos versiones de cuando empezó a celebrarse esta misa. Una dice que la instituyó el primer Borbón, Felipe V que promovió la construcción del palacio. Otra se  la achacan a la Infanta Isabel de Borbón, la Chata. gran amante del Real Sitio y de Segovia.

Comencemos a pensar la razón del porqué se regala una fruta. En los jardines del Palacio hay unos huertos que están vallados, dentro de ellos se encuentra la ermita de San Ildefonso, estos terrenos fueron comprados por los Reyes Católicos a los monjes del monasterio segoviano de Santa María del Parral en 1477, hasta 1720 no se decide la construcción de ningún palacio allí para solaz de la familia real. En 1721 comienza a edificarse la ermita y en sus alrededores los huertos de frutas y hortalizas para consumo de los soberanos, ya que habían quedado dentro de los muros de los terrenos reales, la promotora de estos huertos llamados La Partida de la Reina fue la soberana Isabel de Farnesio, esposa de Felipe V.

Este Real Sitio ha  sido siempre un lugar preferido por los Borbones, de hecho allí están enterrados en su colegiata por voluntad propia, Felipe V e Isabel de Farnesio y también la infanta Isabel la Chata. En vez de en el Panteón Real del Monasterio del Escorial que es donde les hubiera correspondido.

Isabel de Borbón pasaba largas temporadas en dicho palacio, hija de Isabel II y de José María Ruiz de Arana, conocido en Madrid como ” El pollo Arana ” ( oficialmente era hija del marido de la reina Francisco de Asís ), el pueblo también le llamaba ” La Araneja “.

Se dice que la costumbre de regalar una fruta comienza cuando se declara en la Granja una epidemia de escorbuto, como es sabido es una enfermedad producida por la falta de vitamina C. Entonces la familia real donó frutos y verduras de su huerto, ( sobre todo peras ) para paliarla, en conmemoración de este hecho la Chata cada día de san Agustín celebraba una misa en la ermita y regalaba una pera a los asistentes.

Esta costumbre sigue vigente en nuestros días cada 28 de agosto se sigue regalando una pera a los que acuden a la ceremonia.

267990219-pera-vitamina-cesta-vegetariano

jpzm1h

 

El título de este artículo puede llevarnos al equívoco, las casas denominadas de esta forma no se referían a lugares de lenocinio.

En el siglo XVI, concretamente en 1561 el rey Felipe II decide trasladar la Corte de Toledo a Madrid. El clima de la ciudad Imperial no le sentaba bien, además a su mujer la reina Isabel de Valois le gustaba mucho el aire sano del Guadarrama de la actual capital. Estaba rodeada de bosques para poder cazar, era seco además de poseer mucha agua y de gran calidad, de hecho los visigodos llamaron a la ciudad ” Matrice” por estar asentada en un lugar rico en aguas aunque su río Manzanares sea un ” aprendiz de río “, ( así lo denominó el escritor Francisco de Quevedo ). Posteriormente los árabes le añaden el sufijo “t” que significa lugar a la palabra ” mayra ” cuyo significado es matriz , de allí deriva en Mayrit o Magerit y por ultimo en Madriz o Madrid.  Un  detalle curioso el rey Felipe II para mandar construir la  Plaza Mayor de la ciudad, tuvo que mandar secar un lago que había allí.

Además poseía uno de los alcázares más grandes de Castilla, donde hoy se encuentra enclavado el palacio real.

Bien, la Corte llega a la Villa y con ella nobles y servidores, militares, funcionarios y toda la parafernalia que acarrea la instalación del rey en una ciudad de poco más de 30.000 habitantes que de repente ve como poco duplicada su población.

¿ Qué se le ocurre hacer al monarca ?, les pide a los madrileños que alojen en sus casas a funcionarios y militares. Eso no sienta bien a los habitantes, de repente se encuentran con uno o varios ocupas metidos en casa, que no pagan nada y viven de gañote mientras no encuentren o se construyan una vivienda.

 

BLOG_LOPEdeVEGA5

 

Entonces surge la picaresca, para tapar algunas ventanas y que no se vea el tamaño de la vivienda desde fuera, dependiendo de sus huecos en las fachadas o ventanales era las habitaciones de que disponían las casas. Es cuando en la parte alta se tapian las buhardillas, de manera que quedaba una cámara de aire entre la ventana y el tabique, arriba se hacían tragaluces para que entrara la luz y no se pudieran ver desde fuera.

De esta manera muchos se salvaron de tener que soportar huéspedes en sus hogares, llamando el pueblo llano a este truco ” Casas con malicia “. Desde siempre el que no corre, vuela.

En Madrid en pleno barrio de Las Letras tenemos un ejemplo claro de una de ellas, es la del escritor don Félix Lope de Vega y Carpio, se puede visitar gratuitamente pidiendo cita previa.

1421340937_extras_mosaico_noticia_3_g_0

Elena Sanz

 

Mucho se ha hablado del matrimonio de Alfonso XII y su prima María de las Mercedes de Orleans, simplemente porque se quedó viudo a los seis meses de casado, de allí surgió una leyenda la del rey profundamente enamorado e inconsolable. Entonces no había telenovelas y este hecho histórico alimentó el morbo del pueblo de tal forma que llegó a convertirlo casi en un cuento de Walt Disney, ( que por aquel entonces no había nacido como todos sabemos ).

El monarca siempre había sido un juerguista, como su madre y prácticamente todos los Borbones. Con quince años y estudiando en el colegio Theresianum de Viena su madre le concertó una cita con una famosa cantante de opera, Elena Sanz Martínez de Arrizala, castellonense de familia acomodada. Fue una estrella de su tiempo llegando a cantar en los mejores teatros de Europa y Sudamérica. Con esta señora 13 años mayor que él, el rey aprendió las artes amatorias. Siempre estuvo enamorado de ella y tuvo dos hijos de Elena, llamados Alfonso y Fernando. Aunque hay quien opina que durante su matrimonio con Mercedes la relación con la Sanz se cortó. Otros escriben que existía una corte paralela a la de Madrid en el palacio de  Riofrío en Segovia, donde Alfonso tenía a su amada instalada.

 

 

1-mm2articulo=441

 

 

La reina muerta con dieciocho años, no iba a exigir a su marido que no tuviera amantes, es más en aquella época las mujeres de familias reales sabían el papel de una reina consorte, procrear y darle un heredero a la corona, esa era su misión y nada más, sino llega a ser por su prematura muerte ese hubiera sido el destino de la joven y ella lo hubiera asumido. A fin de cuentas era prima hermana de su esposo y sabía muy bien las correrías de los hombres de la familia Borbón, estaba preparada y acostumbrada a ello a pesar de su amor por su él, puede decirse que en el matrimonio hubo amor, sobre todo si miramos a nuestro alrededor y vemos que casi todos los matrimonios reales eran de conveniencia.

Después de quedarse viudo el rey y retirarse a pasar el duelo a Riofrío, ( Alfonso le tenía cariño a Mercedes, era una mujer muy simpática y bondadosa ), regresa a sus juergas, su mantenida era Elena con el beneplácito de Isabel II que mantenía buena amistad con la cantante.

Pasado el tiempo que se debe guardar de respeto, se le sugiere al monarca que tiene que contraer matrimonio para dar un heredero al Trono. Él le contesta a Cánovas Jefe del Gobierno a la sazón: ” Me casaré si buscan ustedes novia “. La elegida era María Cistina de Habsburgo Lorena, una rancia princesa austriaca hija de los archiduques Carlos Fernando e Isabel Francisca de Austria, virtuosa, seria y muy religiosa a la que el pueblo con su gracejo apodó ” Doña Virtudes “. Se casa con ella un 29 de noviembre de 1879 en la basilíca de Atocha de Madrid.

Se cuenta que Alfonso al conocerla iba acompañada del marqués de Alcañices, don José Silva y Osorio. Al descender del tren donde viajaba la futura reina con su madre, el marqués le pregunta al rey que le ha parecido y este le responde : ” La que está cañón es la madre “. Alfonso XII era un hombre campechano justo lo contrario que su esposa, parecía que se había tragado un palo, siempre envarada.

 

alfonso_mariacristina-2b

María Cristina de Habsburgo

 

Tienen dos hijas, María de las Mercedes y María Teresa, no nace el deseado varón. Mientras Elena que recibe una pensión mensual del rey ya le ha dado dos varones, La reina está furiosa y el matrimonio sufre encontronazos, el monarca no la ama, ella si se ha enamorado de él, ese es el problema.

Un 25 de noviembre de 1885 justo llevando tan sólo casados seis años estando la reina embarazada por tercera vez esta vez del deseado varón, el futuro Alfonso XIII, el rey muere tuberculoso en el palacio del Pardo. Se dice que le dijo a su esposa que se encontraba a su lado: ” Crista guardate el co…y de Cánovas a Sagasta y de Sagasta a Cánovas “, era un cachondo sin duda.

Entonces es cuando ” Doña Virtudes ” decide atacar a su eterna rival, para empezar le retira la pensión y la expulsa de España, Elena que se había asegurado su manutención mediante un acta firmada en París, reclama 700.000 francos que se encarga de administrarlos el banquero de la familia real. Presenta como prueba de la paternidad 110 documentos entre los que se encuentran cartas de puño y letra del monarca que atestiguan que los hijos de su amante son suyos.

Hubo juicios posteriores entre la Casa Real, o sea la reina y la cantante de ópera. Al final se le pasaban cinco mil pesetas mensuales para su manutención.

Doña María Cristina no fue una mala regente, tuvo muchos problemas en su reinado, la pérdida de las colonias, la guerra con los EEUU, el independentismo catalán comenzó a aflorar, el movimiento anarquista, nunca dio nada que hablar con respecto a su persona.

Lo que si hizo mal es tomarla con la mujer que su marido amaba, ella llegó a reina por cuestiones de Estado, la otra era la reina del corazón de Alfons

jero_iglesia_vidr

 

La única esposa que tuvo el emperador Carlos I de España fue Isabel de Portugal, una mujer muy bella de la que el hombre más poderoso de la tierra estaba profundamente enamorado. Tanto que nunca en su matrimonio le fue infiel, era una boda de conveniencia pues por entonces Portugal era un reino rico y a España le convenían las alianzas por medio de enlaces con infantas lusas. Ambos eran primos hermanos por parte materna y nietos de los Reyes Católicos, ella se llamaba Isabel por su abuela la reina católica. Su madre era María de Aragón y su padre Manuel I de Portugal.

La boda de los emperadores se celebró en Sevilla, en los Reales Alcázares un 11 de marzo de 1526 las celebraciones duraron varios días y se dice que de ellas viene llamar a la danza andaluza baile flamenco, por los muchos flamencos que allí asistieron en número y para los que las mujeres bailaban.

Tuvieron cuatro hijos, Isabel sufrió además dos abortos, fue precisamente en el segundo de ellos cuando la emperatriz falleció, tenía 35 años. Había nacido en Lisboa un 24 de octubre de 1503 y muerto en Toledo un 1 de mayo de 1539 en el Palacio de Fuensalida.

Se dice que en vida de ella nunca se le realizó un retrato, es más Tiziano tuvo que basarse en otro que existía de ella, el bellísimo cuadro está actualmente en el museo del Prado. En el modelo que sirvió al pintor iba vestida de negro y no había sido realizado por ningún artista de primera fila. Es más el pintor tuvo que retocar la nariz de su rostro, ya que la plasmó un poco aguileña , cosa que no fue del agrado de su viudo. Este retrato y el del matrimonio realizados ambos por Tiziano, siempre acompañaron al emperador llevándoselos incluso a su retiro en el monasterio de Yuste en Cáceres, donde falleció un 21 de septiembre de 1558.

 

isabel-portugal

La emperatriz Isabel, de Tiziano

 

Más hay otra teoría, el maravilloso monasterio de los Jerónimos de Lisboa situado en el barrio de Belém de la capital construido en estilo Manuelino es una auténtica joya, allí se encuentran enterrados los padres y parientes de la emperatriz y la tumba de Vasco de Gama, en cuyo honor se levantó el monasterio sobre los restos de una ermita.

A mano derecha en una de las vidrieras del templo se puede ver reflejada la familia de Manuel I orando en este templo, en la que se reflejan  las columnas esculpidas en forma de cordón, he leído a algunos historiadores asegurar que este es el único retrato que se conserva de la emperatriz en vida, si hubo otros no han llegado hasta nuestros días, a parte de admirar la belleza que contiene el templo es curioso fijarse en esa vidriera, no sé que grado de fiabilidad tiene que fuese realizada en vida de Isabel, sin embargo es hermosa como todo el entorno que le rodea.

Para mi Lisboa es una ciudad bonita y nostálgica, su joya el monasterio de los Jerónimos es espectacular.