Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22 noviembre 2010

Este es el nombre del libro que ha sido publicado recientemente por la escritora Esther Tusquets, que además es editora y ensayista, fundadora de la editorial ” Lumen”.

Hoy estaba yo como todas la mañanas escuchando a mi querido y admirado Carlos Herrera en la radio, cuando oí una entrevista que éste le estaba haciendo a la escritora sobre su nuevo libro, la verdad es que al principio no le presté mucha atención, hasta que percibí que hablaban sobre la educación y comportamiento de las personas en la actualidad, de la falta de modales y educación que existen. Precisamente ella a esa falta de clase y modales les llama ” Pequeños delitos abominables”, y es que no hay nada más detestable que un ser maleducado.

Fue entonces cuando puse todos mis sentidos,  realmente me llevé una impresión más que favorable de esta señora (en todo el sentido de la palabra, ya que desgraciadamente se puede aplicar con muy poca gente hoy en día), aparte de estar de acuerdo en lo todo lo que decía.

Parece que la entrevista estaba programada a propósito con un suceso que me ocurrió precisamente el día anterior, o sea ayer, había acudido al Rastrillo de Nuevo Futuro como todos los años con mi hijo. Es una costumbre que tenemos, pagamos la entrada, merendamos y si podemos así contribuimos a que los chicos puedan tener un hogar de acogida, creo que es una buena labor social.

Al llegar vimos un coche que se marchaba,  mi hijo puso el intermitente para aparcar, pero delante había el coche de unas  “sujetas” ( las trato con mucha benevolencia), que al ver que se iba uno dieron marcha atrás y pusieron el intermitente después, como es natural nosotros lo vimos primero y tontos no somos. Ya estábamos aparcando y nos llama a la ventanilla una pija ( palabreja que odio pero que se la aplico. En Murcia donde nací pijo significa polla con perdón, de toda la vida, un insulto es ” tonto del pijo” por ejemplo ), que se creen que por ir a estos mercadillos, vestirse más o menos bien ya están en un estatus y pertenece a una clase elitista, es como el que se mete en una tienda de alto nivel sin tener un duro y el que tiene se lo gasta allí.  Están convencidos que sólo por eso ya han subido en cultura y escalafón social, eso me produce pena y risa. Que conste que no estoy en contra de las marcas, éstas dan de comer a mucha gente,  por llevarlas no se puede catalogar a nadie, ni de una cosa ni de otra, eso es una frivolidad a la que los españoles estamos muy acostumbrados, entre otras cosas por que el deporte nacional es la envidia. Cosa que no ocurre en otras partes del mundo. Porque además hay gente que no puede comprar las auténticas y se las compra en mercadillos falsas, ¿En que quedamos no son de pijos?, no las compras porque no puedes, ¡ que si pudieras….!, a las pruebas me remito. El dinero no lo desprecia nadie, se critica cuando no se tiene, pero cuando se tiene nadie lo quiere soltar para dárselo a otro. Lo demás es demagogia barata, eso sí debía  estar mejor repartido, no que unos acumulen tantísimos millones y otros no tengan ni trabajo, o sí lo tienen bajándoles el sueldo.

Bien pues esta individua increpa a mi hijo, le llama gilipollas, hijo de puta, conmigo delante,  le dice que no quiere discutir ¡ será descarada !, no contenta con eso se acerca a un coche y le dice al conductor que le hemos insultado, yo le oigo me acerco a ella y le digo sin subir la voz:

Mire usted yo soy la madre del que usted ha llamado hijo de puta y no consiento que me insulte, porque nosotros no le hemos insultado ni faltado al respeto,  usted no tiene razón.

Entonces a gritos le dice a mi hijo , “Chulo, Chulo,…Hijo de puta, otra vez”, (debía estar traumatizada con su madre y con el oficio, tenía fijación con los chulos y las putas. Muchas veces uno odia su trabajo), a lo que mi hijo le contesta, mire usted yo no hablo con zafias, nos dimos la vuelta y nos metimos al Rastrillo.

Esto es la primera vez que me pasa en los años que llevo yendo,¿ Pero que ocurre? que cada vez se nota más la falta de educación. Han sido muchos años de “pelotazo”, primero la posguerra con el estraperlo y “otros años”…. de las personas afines a un régimen, luego el “pelotazo” de la construcción y otros casos de corrupción, sólo importaba el dinero. La cultura, la educación, el saber estar, a eso no se le daba ni da importancia, ( entre otras cosas porque eso no está bien pagado ) ” Tanto tienes, tanto vales”. Además todos se hicieron asiduos del barrio de Salamanca, se aprendieron las marcas y tiendas,  muchos no sabían ni comer ni hablar, en una palabra comportarse.

En cierta ocasión visitando la casa de una nueva rica, pude observar como me iba diciendo donde había comprado cada cosa a cual más cara y horrenda, tuve que hacer auténticos esfuerzos para no reírme y mantener la compostura. Lo mejor es que le habían tomado el pelo, sé sitios donde tienen lo mismo mucho mas barato. Tenía dinero pero no conocía el gusto, la casa era para verla ,una mezcla entre el decorador de turno y su mano. Las casas suelen ser el retrato de sus dueños.

El dinero ganado fácil desaparece igualmente,  tanto en la educación como en la forma de ganarnos la vida no se nos puede medir por el mismo rasero. El señorío y la clase es la única cosa que no se puede comprar con dinero, ya lo dice el refrán ” Aunque la mona se vista de seda, mona se queda” . Conozco gente con estudios que son zoquetes,  obreros que son señores, eso va en la persona en su afán de superación e inteligencia.

Afortunadamente me he criado en una familia en que mis padres eran unos señores. Mi padre era un hombre muy trabajador al que nadie le había regalado nada, con tres carreras universitarias, una persona honrada que en aquellos años si no hubiera tenido escrúpulos hubiera ganado mucho dinero, pues era un buen profesional de la abogacía, que no cobró a mucha gente que no tenía recursos, era abogado laboralista. Pero se conformó con vivir de manera acomodada, desahogada y feliz,  además de darle una educación y unos estudios a sus hijos. Me ha dejado el mayor tesoro que existe, el que creo que sé comportarme, e inculcarme el que trabajara fuera de casa.  De mi madre he heredado saber administrar y llevar un hogar, saber servir un almuerzo o merienda, sin necesidad de ir a comprar las cosas a un sitio de moda, si no hacerlo tú con imaginación y buenos ingredientes.  No hay nada mas hortera que decir a un invitado: ” Fulanita prueba esto que es de tal sitio y está muy bueno”, eso se puede decir en confianza, pero cuando casi no conoces a una persona piensas, ya me está diciendo que es caro, ¡y claro te suena fatal !. Creo que mi marido y yo hemos hecho lo mismo con nuestros hijos, estamos orgullosos de ellos, aunque creo que este mundo no está hecho para la gente educada. Perdón la gente con modales pasa desapercibida, los otros si no se hacen notar sufren.

Por eso cuando nos encontramos con “esa persona” dentro del Rastrillo comprando como si nada hubiera sucedido, es más pienso que le divirtió muchísimo el “momento parking”, pudimos haberle pedido explicaciones pero estábamos con amigos que están colaborando y no quisimos violentarlos, la gente que allí trabaja y la que va a pasar un rato no se lo merece. De hecho mi hijo ha colaborado cuando estudiaba la carrera, decidimos que no, no hay mayor desprecio que no hacer aprecio.

De todas formas os recomiendo que leáis el libro de Esther Tusquets, que empecemos a considerar la educación como lo que realmente nos diferencia de los animales, que la época de los “pelotazos” no se va a volver a repetir por fortuna nunca más y que se vuelva a instaurar la asignatura de Urbanidad en los colegios, para que por lo menos los padres que no han podido educar a sus hijos ( porque no sabían) sean educados por ellos, los maestros lo agradecerán,  la sociedad lo está  pidiendo a gritos.

No cuesta nada decir ” POR FAVOR” y ” GRACIAS”.

Anuncios

Read Full Post »

Es el bandido de Madrid, un personaje casi de leyenda, romántico y de novela, que contaba con la admiración del pueblo y sobre todo de las mujeres, es Luis Candelas.

Nace en Madrid el 9 de febrero 1804 en la calle del Calvario, de  familia de  clase acomodada su padre era carpintero ebanista y se llamaba Esteban Candelas, éste fabricaba muebles de hermosas caobas traídas de Cuba.

Cuando nació la comadrona que asistió al parto a su madre examinó al niño para ver si estaba bien, descubrió que debajo de la punta de la lengua tenía una Cruz de San Andrés, o sea un aspa. En aquella época eso se interpretaba como que el niño con el tiempo llegaría a ser un santo o  mala gente, el mismo tiempo lo dijo.

Luis siendo más mayor se trasladó a vivir a la Cuesta de Yeseros en las Vistillas, a casa propia y grande ya que su padre se ganaba bien la vida en su taller que  era frecuentado por gente de posición.

Tubo una buena educación su padre aspiraba a que su hijo fuera médico o abogado. Pero ni ebanista ni otras profesiones. Pronto el niño empezó a despuntar en las famosas ” pedreas”, era un juego entre bandos que luchaban a pedradas, en una de estas peleas Luis se dirigió al jefe del bando contrario y le desafió a navaja ( apuntaba maneras), este chico se llamaba Francisco Villegas apodado ” Paco el Sastre”, también fue un peligroso delincuente pasados los años. Después del duelo a navaja Paco y él se hicieron  amigos, formaron una banda con Mariano Balseiro, Ramón y Antonio Cusó (que eran hermanos) y Leandro Postigo. De los catorce a los dieciocho años que estuvo funcionando la banda nunca les pillaron en sus numerosos robos.

Su padre viendo que no podía lograr que su hijo estudiase una carrera le hizo examinarse para funcionario de Contribuciones, aprobó fácilmente pues era muy inteligente, le destinaron al Resguardo en Madrid de Jefe de una Sección que estaba encargada de perseguir la venta y el alijo de tabaco y sedas de contrabando.

En esa época los liberales eran clandestinos, eso sucedió después de la ejecución del General Riego ( el del himno de Riego ), Luis se hace liberal, monta un servicio de espionaje para tener controlados a los absolutistas todo lo compaginaba con su vida de ladrón. Al descubrir en su trabajo los trapicheos que se llevaba en política le denuncian y es destinado a La Coruña, luego a Alicante y más tarde a Santander.

En Santander se hace amante de una dama de la alta sociedad que estaba casada, ella rompe con él ante las sospechas de su marido él le pide explicaciones. A la salida de misa de doce en la Catedral ella le insulta y él furioso le abofetea delante de todo el mundo en la escalinata del templo, tiene que huir perseguido por el cornudo marido, se marcha a Lisboa. Comete robos, pero no aguanta Portugal con lo que decide volver a Madrid.

De vuelta a Madrid (contaba veintiún  años), convence a su padre con mentiras diciendo que le han echado de su trabajo por motivos políticos, vive cometiendo robos con su banda, ( de “niños” acomodados como él) y a costa de su padre.

Se casa con Micaela Sánchez a instancias de su madre, ésta era hija de ricos labradores zamoranos y se encontraba en Madrid tramitando un pleito de intereses. La felicidad duró muy poco, después de la boda se van a vivir a Zamora, Luis Candelas se aburre deja a su mujer con sus suegros y regresa a Madrid a seguir con sus fechorías. Es detenido por la Justicia pues en la Villa y Corte seguía con sus amigotes y banda haciendo de las suyas, le llevan a la cárcel del Saladero de la cual era muy fácil escapar, en la ficha de entrada se le describe así:

” Estatura regular, pelo negro, cejas al pelo, nariz regular, boca grande, mandíbula prominente” y como ” tomador del dos y espadista”. ¿ Y qué es “tomador del dos” ? se preguntará mucha gente. Esta habilidad se aprendía en la taberna de un ladrón retirado apodado ” Traganiños”, consistía en dos maniquís, uno vestido de hombre y otro de mujer, con ropa interior y todo, estos tenían cosidos en diversas partes del cuerpo cascabeles, de forma que en cuanto los tocabas sonaban. El  “tomador del dos” tenía que sacarles el monedero, el reloj, ….y a las señoras unos monederos de plata que están hechos de red y se llaman “ridículo” o “redículo” que hasta mediados del pasado siglo se fabricaban en Mahón, (ahora es muy difícil encontrarlos están muy cotizados y sólo en algún anticuario los venden) donde ellas guardaban la polvera y las joyas de más valor para ponérselas cuando llegaran a los bailes o fiestas. Esto lo tenía que hacer un “tomador del dos” sin que en el maniquí sonara un sólo cascabel, si lo lograbas ya eras un profesional.

Huye de la cárcel, entonces se dedica a asaltar recuas de mulas, diligencias y hasta a la mismísima modista de la Reina Gobernadora María Cristina, Doña Vicenta Mormín que vivía en la calle del Carmen número 32.  A la que le quita 15.000 duros en sedas, encajes, pedrería… y 35.000 duros en dinero, eso llega a enfurecer a la Reina  siendo perseguido a muerte.

 Luis Candelas tiene un punto flaco las mujeres, se dice que ” La Naranjera” amante del Rey Fernando VII, fue también amante del bandido. Una mujer es precisamente la que la va a llevar a su trágico final.

En esto muere su madre dejandole en herencia 62.000 reales pensando que igual su hijo sienta cabeza. Con esto se compra una casa en la calle Tudescos,  se hace pasar con el nombre falso de Luis Lucio Cagigal y otras veces Luis Álvarez Cobos, disfrazado con gafas y peluca rubia frecuenta ambientes distinguidos, obtiene información para su banda y seguir cometiendo robos.

Fue muy amigo del político Salustiano Olozága del que salvó de la cárcel como ya veremos.

El bandido tenía una amante llamada Clara, deciden marcharse a Gijón huyendo de la Ley, en Guadarrama el Alcalde cree que Luis ha raptado a Clara menor de edad y lo apresa, no tenía ni idea de el individuo que era, pero Clara logra convencerlo de su error y siguen su camino. Por fin en Valladolid es detenido, unos dicen por que lo reconoció un soldado, otros por una dama celosa que lo vio con Clara, es conducido a Madrid a la cárcel de la Corte hoy Palacio de Santa Cruz. Allí ayuda a escapar a su amigo Salustiano Olozaga, con un plan que habían preparado sus amigos de la banda para él.

Luis Candela es juzgado y condenado a pena de muerte. Los hermanos de Paz y Caridad insisten en que pida indulto a la Reina, él escribe una carta solicitándolo pero no le es concedido. El día 6 de noviembre de 1837 le vistieron con una túnica amarilla, lo llevaron en un burro al patíbulo. Allí había concentrada una inmensa muchedumbre que iban a presenciar su muerte.

Antes de morir Luis les dio a los hermanos de Paz y Caridad una sortija y un pañuelo de seda para que se la dieran a  Micaela su mujer. El patíbulo estaba en la plaza de la Cebada, viendo la alegría y jolgorio de la gente dicen que pronunció la siguiente frase: ” ” Sé feliz patria mía”. A continuación el verdugo le aplicó el Garrote vil.

Así es como Luis Candelas ha pasado a formar parte de la historia de Madrid, incluso tiene una copla, en la calle de Cuchilleros debajo del Arco del mismo nombre está el famoso mesón ”  Las cuevas de Luis Candelas”.

Debajo de la capa de Luis Candelas,

mi corazón amante vuela que vuela

Madrid te está buscando para prenderte

Y yo te estoy buscando para quererte.

Que la calle que vivo está desierta

y de noche y de día mi puerta abierta.

Que estoy en vela ( bis)

para ver si me roba

-¡Ay!- Luis Candelas.

Una cosa a su favor, no cometió ningún delito de sangre. Él no necesitaba ser bandido era vocacional.

Read Full Post »

BERLANGA ” THE END “

He querido titular así este artículo sobre el genial cineasta Luis García Berlanga, fallecido el pasado sábado día 13, porque él era “el cine”, y cuando una película se acaba en pantalla sale ” THE END”.  Pero una película sí es buena nunca muere ahí nos queda plasmada en celuloide para siempre, una obra maestra. Berlanga era el “Maestro”.

Nació en Valencia hace 89 años, a los 31 ya había rodado ” Bienvenido MR. Marshall”, ¡ que película ! con Pepe Isbert, Lolita Sevilla, Elvira Quintillá, Manolo Morán…., nadie puede olvidar la sátira que hace de la ayuda Norteamericana a España ( Plan Marshall ), que nunca llegó. La canción buenísima, ” Americanos os recibimos con alegría, olé mi mare, olé mi suegra y olé mi tía….”. También es muy buena “Plácido”  ( el régimen de Franco no le dejó que se llamara ” Siente un pobre en su mesa” ), una crítica feroz a la sociedad e hipocresía de los años 50 en este país y a la Navidad.

Todas, todas me gustaban, “Calabuch” la recuerdo preciosa ese pueblecito mediterráneo…., el sabio que llega, bonita historia.

Pero con la que más me he reído ha sido con ” Moros y cristianos” ; los Planchadell una familia de turroneros alicantinos, él que era valenciano bordó el guión junto con Rafael Azcona, la película magistral. Actores como Rosa Mª Sardá, Fernándo Fernán Gómez, José Luis López Vázquez, Antonio Resines, Andrés Pajares, Chus Lampreave etc,…., el “arros” como ellos decían, ¡ que a Berlanga le entusiasmaba !, como buen levantino le daba mucha importancia al punto y es que la paella ( para mí uno de mis platos favoritos), la sabe hacer casi todo el mundo, pero muy pocos hacen una buena paella, es muy difícil darle el punto lo dice una levantina.

Cuando me enteré de su muerte lo sentí como algo mío, he visto todas sus películas, me han hecho pasar muy buenos ratos, he entendido muy bien su sentido del humor, eso es impagable. Dicen que no superó la muerte de su hijo, que cayó en picado, no me extraña mi padre tampoco y también murió de una enfermedad que contrajo a raíz de la muerte de mi hermano. Los seres únicos son así.

Don Luis le voy a despedir con el discurso inacabado del Alcalde a su pueblo en “Bienvenido Mr. Marshall”, ( que por otra parte lo utilizan muchos políticos ahora, era usted un visionario), ¡ usted ya decía !,  ” La política es una cagada” y se confesaba acrata.

Ya que la risa nos hace sentirnos libres, por lo menos sonríamos recordando la escena del balcón del Ayuntamiento y al genial Pepe Isbert ( el Alcalde ) diciendo:

” Como Alcalde vuestro que soy, os debo una explicación y esa explicación que os debo, os la voy a dar…” de ahí no le arrancabas, ¡y dale con la bicicleta!.

( La explicación todavía la estamos esperando, se fue sin dárnosla).

Read Full Post »

MAMÁ CUMPLE 100 AÑOS

Con el nombre de la genial película dirigida por Carlos Saura y guión de Rafael Azcona he titulado este artículo, porque para mí la Gran Vía es la madre de la actual Madrid, una ciudad moderna y cosmopolita como pocas hay en el mundo.

Cuando en 1910, se  inauguró esta famosa avenida, Madrid dejó de ser la pequeña ciudad que apenas contaba con calles amplias, más que el Paseo del Prado, Recoletos, la calle de Alcalá.

La Gran Vía se hizo con sumo gusto,  ya que en aquella época se construyeron edificios elegantes de bonita arquitectura (se habían tirado para poder construirla casas antiguas de calles angostas, que ocupaban el terreno donde se ubicaría), así como el más alto de Europa en aquel tiempo, que fue el de la Telefónica. Incluso se compuso una zarzuela que lleva su nombre compuesta por Pérez y González, Chueca y Valverde. Esta zarzuela se estrenó en Madrid el 2 de julio de 1886, está basada en el proyecto de construcción de la calle, el nombre del teatro que se estrenó fue el ” Teatro Felipe” ( curioso y madrileño nombre, este  teatro que pertenecía al “Variedades”, era su sala de verano ). Fragmentos muy conocidos de ella son, ” La Jota de las Ratas”, y ” La Menegilda”.

Pienso que existe un antes y un después para la capital después de su construcción, es visitada por casi todo el mundo que viaja a la ciudad.

Hemos visto los cambios que se han ido produciendo en ella durante este tiempo. Empezó siendo una calle (casi barrio elegante) antes de la Guerra Civil, después en 1940, se convirtió en una avenida comercial en la que ya no vivía apenas gente, se abrieron los mejores comercios de la capital, además era centro de reunión y paseo, ya que contaba con famosas cafeterías y terrazas.

En los sesenta, se iba allí a los cines de estreno, los fines de semana se llenaba de personas que acudían a las salas de proyección a ver las películas famosas, entonces era el apogeo del séptimo arte.

En los años setenta, comienza su decadencia, al público le apetece poco ir al cine, la televisión está en todos los hogares, además se han abierto salas de estreno en otros barrios de la ciudad. Los comercios ya no son atractivos, la zona comercial se traslada al Barrio de Salamanca,  a la Castellana…. , abriéndose grandes Centros Comerciales en el centro y a las afueras de Madrid.

Pero vuelve a resurgir en los noventa, los antiguos cines se reforman,  se hacen teatros para musicales. ¡ Madrid ya tiene su Broadway ! Al principio se miraban con algo de recelo, no tienen nada que envidiar a los que se representan en New York, he visto varios y he salido encantada.

La calle cobra vida, se rejuvenece, se abren cafeterías, tiendas nuevas, y se crean tres tramos de distinta fisonomía:

El primero, el que va de Cibeles a la Red de San Luis, allí sobre todo encontramos hoteles,  cafeterías,  el Casino Militar, y  el célebre ” Chicote”.

El segundo, de la Red de San Luis a Callao, este tramo es el más comercial.

El tercero, de Callao a Plaza de España, es donde encontramos las salas de los musicales.

Mi edificio favorito es el Metrópolis, me parece precioso.

Creo que nunca en mi vida veré tan bonita la Gran Vía como cuando la alfombraron de azul, y todos los que quisimos pudimos pasear por ella como si fuese un gran salón.

No te veré cumplir 200 años, pero he tenido la inmensa suerte de haber podido vivir tu primer centenario.

Read Full Post »

Siempre he querido visitar la ciudad de Nápoles, por dos razones: la primera buscando la huella de España, y la segunda para admirar la cuna de origen de los Belenes españoles, y comprar un pesebre napolitano.

Os contaré mi experiencia que creo ha sido muy positiva, a la vez muy distinta a la que yo pensaba encontrarme, con lo cual mi idea sobre los napolitanos y la ciudad ha cambiado radicalmente desde mi viaje a Nápoles.

Vamos por partes; al llegar al aeropuerto te encuentras ( para una persona que llega del aeropuerto de Madrid, T4), un aeropuerto pequeño y descuidado, con sillones de skay rojo como hace cuarenta años en España, ( me han comentado que ha sido reformado ). Ya te choca en un país avanzado como Italia. Coges un taxi y está sucio, pero sucio, al llegar al Hotel Parker´s, un establecimiento de cinco estrellas lujo, ( en Italia no puedes ir a hoteles de tres estrellas, sólo de cuatro para arriba y quitale una estrella o más en relación a España ), el taxista te pide el doble de la tarifa establecida, primer fallo, no preguntamos el precio al tomarlo, con lo que tuvimos que regatearle y darle no lo que pedía, pero sí más de lo establecido,¡ pensó que eramos guiris claro !, con lo cual  “leña al mono”.

El hotel en España no pasaría de un cuatro estrellas, eso sí estaba muy bien decorado con preciosas estatuas y muebles antiguos,  buenas vistas de la habitación grande y elegante al Vesubio y a la Bahía de Nápoles, no obstante había bastantes fallos. Aquí eso sería impensable, no tenían apenas detalles y el servicio en general muy mediocre para un establecimiento de esa categoría, para Italia es todo un lujo. Allí van los artistas más famosos que visitan la ciudad, así como gente importante.  A pesar de todo  me gustó, tenía encanto.

Al llegar fuimos a visitar el centro histórico de la ciudad, lo primero que nos sorprendió fue ver las calles llenas de basura tirada, la gente arroja los papeles al suelo, cigarros…., y como el Ayuntamiento tiene un conflicto con las mafias que las recogen tienes que ir sorteándolas, pues algunas tapan las aceras por completo, con lo que tienes que andar por en medio de la calle, te pasan los coches y las motos a toda pastilla sin respetar nada, no hay apenas semáforos, no hay casi autobuses, y sólo dos líneas de metro, ( que mejor no tomar ), un caos. Lo raro es que no hay prácticamente accidentes, van sin casco, con niños montados delante y detrás, el intermitente no existe, se cruzan, no respetan nada, yo acojonada ( con perdón por el “palabro” ), en mi cabeza no cabía aquello, aquí que te dejan sin puntos a la mínima a parte de cascarte una multa, nada que ver con Roma o el norte de Italia, y allí también “se las traen con abalorios”.

La leyenda cuenta que Nápoles la fundaron los griegos, a su costa  llegó el cuerpo sin vida de la sirena Partenópe. Ulises se resistió a su canto amarrándose al mástil de su barco, así se salvó.

Quisimos visitar por la Vía Toledo, la más importante y comercial de la ciudad, el ” Quartieri Spagnoli”, ( quartieri en italiano es barrio). Éstos se construyeron en el S. XVI, según un trazado a cuadrícula de pequeños lotes, para albergar a los tercios españoles y sus familias, Nápoles llegó a tener cinco tercios, hoy en día es un barrio sucio y pobre dentro de la ciudad, lleno de ropa tendida y olor a comida en la calle  que produce cierto miedo caminar por sus callejuelas y algo de asco ( por que no decirlo), en el que yo me pegué un piñazo con el pavimento de canto rodado que estaba mojado, creo que  San Gennaro ( Patrón de Nápoles) me salvó de romperme la crisma, pero estuve dos días dolorida, con razón los Tercios españoles decían:

España fue mi natura

Nápoles mi aventura

Flandes mi sepultura.

De España allí no queda nada, ni en todo Nápoles, ni costumbres, ni gastronomía, ni nada de nada, sólo el nombre de un barrio pobre, que antaño albergaba las tropas del Imperio y dos fortalezas.

Otra de nuestras visitas fue al Palacio Real, ya que Casserta se encuentra a treinta kilómetros y Capodimonte a unos quince, como la ciudad tiene mucho que ver, decidimos centrarnos más en ella.

Carlos III cuando fue Rey de Nápoles al heredar el trono por su madre Isabel de Farnesio, casada con Felipe V de Eapaña y por lo tanto reina de  España, decide llevarse su residencia a Casserta, Palacio que se encuentra en el interior  por seguridad, lo prefería a la costa. El Palacio Real de Nápoles queda para actos oficiales y estancias temporales de la corte, pero el mobiliario más valioso se lleva a Casserta.

Accedimos a él por una gran escalinata decorada con enorme gusto, con maniquíes vestidos con trajes de las óperas que se representan en el Teatro de San Carlos, construido por el Monarca, siendo el más antiguo del mundo en su género. Stendhal quedó tan impresionado cuando conoció dicho Teatro, que llegó a compararlo con el lujo de los palacios orientales. Nos llamó la atención que los que vigilan las salas van a lo suyo, tocas lo que quieres, te sientas donde te plazca, (si no está con un cordón), ellos mismos se fuman un cigarro en los balcones abiertos y se llevan labores y libros, las cortinas están rotas, pero es muy bonito merece la pena visitarlo, como veréis todo surrealista.

La ciudad así mismo tiene tres fortalezas imponentes, el castillo de San Telmo, el Castel Nuovo y el Castel dell´ Ovo, (dicen que el poeta Virgilio colocó un huevo en el castillo, y se encuentra escondido en sus cimientos). Cerca del Castel Nuovo hay un mercado de flores. En Nápoles se dice que Boccaccio escribió allí el Decamerón, en el estuvo  viviendo invitado por los Anjou. Es la fortaleza más importante de la ciudad, cabe destacar su arco de entrada en mármol blanco de estilo renacentista.

Mi ilusión era comprar un pesebre napolitano, los había visto en el Palacio Real de Madrid en Navidad, pues fue el monarca Carlos III al tener que venir a ocupar el trono español por el fallecimiento de su hermano Fernando VI ( que muere sin descendencia), el que nos trajo la costumbre del Belén. Pregunté a mi amiga Paloma Gómez Borrero que vive en Roma donde podía comprar uno en la ciudad, y me envió al barrio histórico, concretamente a Biagio dei Librai, es una calle donde salen cientos de tiendas de pesebres, los hay en movimiento, vestidos con telas, todos de terracota, casitas, animales, cacharros de cobre…..más de lo que uno se puede imaginar para hacer un Belén. Unos mejores, otros de peor calidad, hay que tener cuidado hay figuras hechas en China, es importante fijarse o comprarlas en un artesano. Conseguimos comprar uno vestido con telas, con su portal típico napolitano muy bonito y más barato que en España, (aquí son muy caros los pesebres napolitanos),  siempre  regateando y mirando mucho, aún así te pueden dar gato por liebre.

Una tienda a recomendar es la de Salvatore Monticelli en Via Tribunali 338, es un artista joven que trabaja muy bien los pesebres, la pintura…., el nos recomendó una pizzeria donde sólo comen los italianos,  sale de esas callejuelas donde según él se toma una de las mejores pizzas de la ciudad, allí que fuimos,  la verdad que sin ser un sitio conocido además de muy sencillo fue casi donde mejor comimos.

Otro lugar en que estuvimos fue “Brandi”,  pizzeria que data de 1780, la más antigua de la ciudad, en este restaurante se inventó la “pizza Margarita”, en honor de la reina Margarita de Saboya, sólo lleva tomate San Marzano, mozzarella, parmesano Reggiano rayado y algunas hojas de albahaca fresca, los colores de la bandera de Italia., rojo, blanco y verde.

En cuanto a los dulces son deliciosos, y el café el mejor de Italia. El  dulce que más me gustó fue la “sfogliatella” creado en el siglo XVIII, y los “struffoli”, son navideños pero en Via Toledo hay una pastelería donde se pueden tomar todo el año, me recuerdan a la “torta muérdaga” que se hace en Guadalupe (Cáceres). La repostería es estupenda, el “baba”, la “frolla”…., es célebre la confitería Pintauro en Via Toledo, uno se puede dar un homenaje en otros sitios generalmente son todos buenos.

Enfrente de la galería Humberto I, en la Piazza Trieste y Trento se encuentra el Teatro San Carlos, y uno de los cafés con más sabor de la ciudad, el café Gambrinus, sus salones tienen el encanto de la “belle époque”, por allí pasó Oscar Wilde cuando visitó Nápoles.

Nápoles es la ciudad de las iglesias dicen que tiene cuatrocientas y pico, después que se destruyeran en la II Guerra Mundial unas sesenta. La belleza que se observa en su interior es magnífica, cabe destacar la de Gesú Nuovo de 1747, en la plaza del mismo nombre con la aguja de la Inmaculada en medio. La de Santa Chiara, mandada construir por Roberto de Anjou en 1310, en la capilla de San Severo el Cristo Velado es una maravilla, te cobran siete euros por persona la visita con algunas imágenes más, ¡ un escándalo !. El Duomo donde se encuentra el Patrón de Nápoles San Gennaro, todos los años se licua la sangre del Santo, desde hace 600 años se lleva a cabo el primer domingo de mayo y el 19 de septiembre en la Catedral, después del ritual de la licuación se le saca en procesión por el casco del centro histórico.

Podría seguir hablando de muchas cosas que vi, pero no terminaría nunca este artículo.

La isla de Capri merece la pena visitarla, sólo le encuentro un defecto parece una “isla grandes almacenes”, es una sucesión de tiendas carísimas una con otra. Son famosos sus perfumes realizados con flores de la isla y las sandalias capresas, así como su símbolo “la campana”. Nosotros nos sentamos a tomar un aperitivo antes de comer en la célebre “Piazzetta” y  resultó muy agradable.

Tiberio el Emperador romano pasó los últimos años de su vida en allí.

Fuimos por nuestra cuenta en un barco rápido que tan sólo tarda cuarenta minutos desde el puerto de Nápoles, si vas con una excursión organizada no ves nada la isla hay que patearla.

Por último os recomiendo el viaje a Pompeya y Herculano, yo no iba con muchas ganas pensé que me desilusionaría, ya se sabe muy manido todo.

A pesar de eso me gustó, después de ver las dos ciudades te das cuenta que no se ha inventado nada, estamos igual que hace 2000 años.

El Museo Arqueólogico de Nápoles guarda lo mejor de las dos ciudades.

¿ Por qué le llamo a Nápoles la ciudad de Pulcinella?, porque se inventó allí por Andrea Calcese alias “Ciuccio”. Pulcinella es la expresión del pobre, que parece ingenuo e inexperto, maltratado y un poco tonto, pero en realidad es un hombre de mil recursos, que con simpatía logra arreglárselas en las situaciones más complicadas. Es el ” retrato, la caricatura, o el ideal de el napolitano” ( según el filósofo Benedetto Croce), y yo añadiría de la ciudad.

Read Full Post »