Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 abril 2011

JUAN PABLO EL BUENO

Mañana te van a beatificar, te aseguro Juan Pablo que a tus fieles no nos han causado ninguna sorpresa, era algo que ya esperabamos antes de que nos dejaras.
Eres un Santo del Siglo XXI, dinámico, moderno, alegre, con carácter y dulce, pero no ñoño.
Siempre que has visitado mi ciudad no he dejado de ir a verte.
La primera vez, bajamos con riadas de gente hacía el Paseo de la Castellana en Madrid, recuerdo a mi marido llevando a mi hijo de cinco años de la mano y yo con la niña en el cochecito, era un bebé. Logré verte en el Papamóvil y un escalofrío me recorrió el cuerpo, vi a un ser especial, y nos diste la bendición. Recuerdo a mi marido con mi hijo a coscoletas y yo subiendo a la niña con los brazos en alto, para que todos fuéramos tocados de tu gracia.
No olvido cuando viniste a consagrar nuestra Catedral de la Almudena, ¡¡¡ sí ya sé que es muy moderna !!! y también muy esperada, pero es la única en España que has consagrado tú. Allí está tu estatua abriendo los brazos a tu querido pueblo, como arropándonos.
La última vez que viniste ya estabas muy viejecito, no obstante bajamos toda la familia. Mis hijos ya eran mayores, pero allí estabamos todos. Cuando oí tu voz se me saltaron las lágrimas, era como una premonición, como si supiera que no ibas a volver a visitarnos, yo no sabía lo que tú luego ibas a pedirnos, si no, hubiera procurado aguantarme, pero me habría sido imposible, eran de pena y felicidad.
Cuando nos diste la bendición, todos nos pusimos de rodillas, era increíble ver la Plaza de Colón con sus alrededores, la calle de Génova y la Castellana con la gente arrodillada, movías masas. Luego te despediste, no para siempre, pero así fue.
¿ Sabes, mi madre dice que mi abuelo paterno se parecía fisicamente a ti ? Y es verdad, le llamábamos Padre, también era muy bueno.
Cuando naciste en Wadwice cerca de Cracovia un 18 de mayo de 1920, tu madre Emilia abrió las ventanas para que oyeras los cánticos al nacer de la iglesia cercana, te bautizaron con el nombre de Karol. Muy pronto quedaste huérfano y luego perdiste a tu hermano mayor Edmund, que era médico, con sólo doce años,  y a tu padre con ventiuno. Eso no te desanimó  ya que seguías adelante derrochando energía y amor a Dios.
Trabajaste en una cantera, fuiste en Cracovia a la Universidad, estuviste fichado por la Gestapo, ayudaste a salvar a los judíos de la persecución Nazi.
Voy a contar una historia que escuché en la televisión de una señora polaca.
Ella había quedado sola después de la guerra, los Nazis habían matado a toda su familia judía. Vagaba por las calles dispuesta a abandonarse a su suerte y morir, era tan solo una niña de doce años. Se topó contigo, tú te paraste y le preguntaste : ¿ Quién eres, que te pasa ?, ella te contó todo con la cara ida, le cogiste de la mano y la llevaste a una casa de acogida, ibas a verla con frecuencia y le dabas ánimos y palabras de aliento para seguir viviendo.
En tu último viaje a Polonia una mujer rompe el cerco de seguridad, tú la reconoces, dices que le dejen pasar, ¡ era aquella niña !, afortunadamente con el tiempo era una feliz mujer casada, con cinco hijos y nietos, la llamaste por su nombre, no la habías olvidado. Para ella, aparte de su familia, tú eras lo único que tenía, te quería como a un padre, le salvaste la vida.
Hoy mi amigo José Mata me ha contado que cuando fuiste a México, él que es fotógrafo, te hizo fotos. Tu le viste y le dijiste ” Que bonita machina” refiriéndose a su cámara y le tocaste el hombro, Pepe me cuenta que su vida cambió. Yo le he dicho: “Has sido tocado por un Santo Pepe”. Es una bonita y tierna anécdota.
Lees a San Juan de la Cruz , ese gran Santo místico español, y tu tesis al salir del Seminario Clandestino en 1946 y ser ordenado sacerdote se titula: ” El acto de fe en la doctrina de San Juan de la Cruz”, ya que gracias a sus escritos te vino la vocación.
Eres el primer Papa polaco que ha habido, haciendo el número 264 de la historia, desde 1978 en que te nombraron. En el 2005 te fuiste con el Padre. Le diste un vuelco a la religión apostando por la unión de las iglesias.
La gente religiosa joven te adora, tú siempre los has querido. Mientras te estabas muriendo y la multitud te aclamaba y rezaba en la Plaza de San Pedro del Vaticano dijiste: ” Soy feliz, seanlo también ustedes. No quiero lágrimas. Recemos juntos con satisfacción. En la Virgen confío felizmente “.
Más tarde tus últimas palabras fueron: ” Déjenme ir a la casa de mi Padre “.
En México hay una bonita estatua tuya, se la conoce como la de las “Llaves de fe”. Está hecha de 7.000.000 de llaves que donaron los mexicanos para fundirlas, eran el simbolismo de las llaves de su corazón.
El escultor Francisco Cárdenas Martínez os plasmó a la Virgen de Guadalupe y a ti, es una preciosidad.
Mañana estaremos todos contigo ,desde nuestras casas los que no hemos podido ir a Roma.
Será para mí como la primera vez que bajamos la familia a verte a la Castellana.
Sigue protegiéndonos, sobre todo a la gente joven, ellos son los que más te necesitan.

Read Full Post »

EL MOTÍN DE ESQUILACHE

Al morir Carlos II el Hechizado último Rey de la dinastía de los Austrias sin descendencia, se plantea un problema en España.
Por una parte los franceses reclaman el trono español para un Borbón, ya que la Infanta María Teresa se había casado con Luis XIV siendo así Reina de Francia, sólo con una salvedad que ésta había renunciado a sus derechos dinásticos al casarse con el Rey de Francia. No obstante los franceses alegaron que parte de la dote de la Infanta no había sido satisfecha, con lo que la renuncia se declaraba nula. Así proponían a Felipe Duque de Anjou nieto de la Infanta como Rey de España.
Por otra parte los alemanes alegando que la Infanta María Ana se había casado con el Emperador Fernando III, convirtiéndose en Emperatriz del Sacro Imperio Romano Germánico y Reina de Hungría, solicitaban el trono para el Archiduque Carlos que también era nieto de esta.
Ambas Infantas eran hijas del Rey Felipe III de España y tías de Carlos II.

Se declara la Guerra de Sucesión Española, proclamándose vencedores los partidarios del Borbón, con lo que Felipe de Anjou es proclamado Felipe V de España.
Le sucede su hijo Luis I que muere muy joven de viruela, vuelve a reinar el padre. Luego le sucede su hijo Fernado VI y al morir éste sin descendencia viene de Nápoles su hermano Carlos III, que deja allí a su hijo Fernando para poder él ocupar el trono español.
Este Rey es considerado el mejor Alcalde de Madrid al traer la modernidad a la ciudad.
Carlos III viene a España acompañado de una corte de políticos y tecnócratas entre los que figura el famoso Leopoldo de Gregorio Marqués de Esquilache, en Nápoles había ocupado el cargo de Ministro de Hacienda.
Él es el que trae a Madrid a Francesco Sabattini, famoso arquitecto. En siete años construyó entre otras cosas la Iglesia de San Francisco el Grande, la Puerta de Alcalá y el Ministerio de Hacienda.
El nuevo Rey está decidido a modernizar la ciudad, ensancha calles, las ilumina, todo por medio de su Ministro Esquilache.
A los madrileños eso de la iluminación no les hace mucha gracia, eramos un pueblo acostumbrado a la austeridad de los Austrias, desechabamos las costumbres que nos venían de fuera.
Sabattini siguiendo las ordenes de Esquilache ,pone faroles, el pueblo canta y baila estas seguidillas no sin cierto fastidio:
Dicen que Sabattini
pone faroles
porque no ve los rayos
de tus dos soles;
abre tus ojos
y él los irá apagando
poquito a poco…
La indumentaria de los majos madrileños llevaba tiempo sin modificarse, consistía en una capa de color pardo hasta el suelo que le tapaba la boca hasta la nariz y un sombrero de ala ancha también oscuro, que les llegaba hasta las cejas, con lo cual solo se les veían los ojos. Ellos estaban encantados, sobre todo los malhechores que con esas prendas podían burlar muy fácilmente a la justicia.
Esquilache por orden real, decide modificar la forma de la capa y el sombrero (ya antes Pedro el Grande en Rusia había cambiado la forma de vestir del pueblo).
Se ordena a los majos cortar la capa a la altura de las rodillas y doblar el ala del sombrero, sujetándolo con alfileres o puntadas para que se les viera la cara, un sombrero de tres picos se llama.
Los funcionarios tiene que acatar las ordenes para poder ir a trabajar, el pueblo llano se rebela, hay malestar, se reparten pasquines en las tabernas, calles….
El 23 de marzo de 1766 festividad de Domingo de Ramos, estalla el motín, un motín antiprogresista y estúpido.
Los amotinados se reúnen en la Plazuela de Antón Martín, con armas y herramientas se dirigen a casa del Ministro Esquilache a la calle de Infantas. Su mujer y sus hijas al verlos llegar huyen a un convento de la calle de la Reina a refugiarse, él no se encontraba en su domicilio, destrozan la casa, saquean, ¡ unos bárbaros !.
El Rey comprende que no puede hacer nada contra el pueblo, decide expulsar a Esquilache de España para calmar los ánimos,  pero la indumentaria no se cambia. Con el tiempo el pueblo sin imposiciones adoptó otra.
A Leopoldo de Gregorio Marqués de Esquilache, el Rey le nombra Embajador de España en Venecia, tenía que premiarle.
Los majos madrileños no habían sido justos con él.

Read Full Post »

25.000, UAUUUUU…..

No voy a repetir que no me lo hubiera creído…..y tal, tal y tal, sería una pesada. Os lo prometo, ya me lo creo, lo he visto ya y son 25.000 las visitas.

No tengo palabras, pero si estoy muy contenta, con lo que os quiero  dedicar a todos los que me habéis seguido esta canción.

LOS CAMPEONES SOIS VOSOTROS

Read Full Post »

EL DÍA DE LA MONA

Ya está ahí la Semana Santa, no queda nada para el Domingo de Ramos, día en que a Jesús le recibieron con palmas; ¡ Como se dan la vuelta las cosas !, esos mismos terminaron crucificándole.

No obstante, pasada la semana en la que en España se celebran procesiones en casi todos los pueblos y ciudades para conmemorar la pasión del Señor, viene el Lunes de Pascua.

Como siempre la gastronomía nos anuncia la época del año, con sus figuras de chocolate y las famosas Monas de Pascua.

La Pascua  de Resurrección según el calendario cristiano, no puede empezar nunca antes del 22 de marzo, ni terminar después del 25 de abril.

La Mona es una torta o rosca similar al hornazo, con un huevo o varios con cáscara adornándola que se cuece a la vez que la masa. ¿ Por qué la Mona lleva siempre huevos ? Tiene su explicación; el huevo significa el nacimiento y resurrección, por eso era costumbre adornar el dulce con ellos. Según los romanos: ” Toda la vida procede de un huevo”. Un vendedor de huevos, Simón el Cireneo, ayudó a Cristo a trasladar la cruz hasta el Calvario.

El conejito de chocolate, es una figura más anglosajona, también muy arraigada en España. su origen según la leyenda ( que a mí me parece muy tierna ) es que cuando enterraron a Jesús, había un conejo escondido en su tumba, al ver el animalito como la gente lloraba pensó: ¿ Quién será este hombre al que  la gente le llora tanto ? Tiene que ser un buen hombre.

Como el conejo tenía allí su madriguera, pudo ver la resurrección de Cristo. En señal de alegría el animal regalaba huevos ( el símbolo de la vida ) a las personas que allí se dirigían. Bonita leyenda.

En el siglo XVII era costumbre que los padrinos regalaran a sus ahijados una Mona el Domingo de Resurrección, según los años que cumplían se le iba añadiendo un huevo, así hasta trece que era el número máximo.

Incluso como dato curioso en Alemania en el siglo XIX, se grababa la fecha y el nombre de las personas que nacían en la cáscara de un huevo y servía de certificado de nacimiento.

Las Monas son sobre todo típicas de Cataluña, Valencia y Murcia, aunque en la actualidad se han extendido por toda España. En Cataluña se hacen además verdaderas obras de arte en chocolate. Sus magníficos reposteros hacen figuras representando personajes famosos, como políticos, deportistas, escritores, artistas, etc.

En la actualidad hay Monas en las que se ha sustituido el huevo de cáscara por uno de chocolate.

La costumbre de las figuras de chocolate es más reciente.

En todo el país las confiterías están adornadas con gallinas y huevos, conejos y muñequitos de chocolate que la gente compra para celebrarla.

El lunes de Pascua, si el tiempo lo permite, es costumbre en muchos lugares el irse a merendar al campo para tomar la Mona. ( En otros es el Domingo de Resurrección ).

Se organizan juegos para los niños, como uno que recuerdo con mucho cariño de mi niñez. Consistía en esconder huevos de chocolate en el campo de distintos tamaños y color de papel de plata entre las piedras, los matorrales, los árboles. Había que encontrarlos, el que más encontraba es el que ganaba, luego se repartían entre todos los niños a pachas, siempre había alguno que era menos espabilado o más vago haciéndose el remolón y no encontraba ninguno, pero ese se llevaba el huevo más pequeño. Todos, mayores  y niños, disfrutan de una buena merienda o almuerzo depende de la costumbre del lugar.

Por eso es festivo en muchas partes del país.

Os dejo este video del Canal Nestlé, donde nos enseñan estupendos trucos para decorar postres y por supuesto monas de Pascua.

Dedicado a mi hija Carola, magnífica repostera a la que le encanta el chocolate.

Read Full Post »

¡ Qué equivocados estan los que piensan que Elisabeth Amalie Eugenie de Wittelbasch, por su matrimonio con su primo hermano Francisco José, Emperatriz de Austria, había tenido una vida de rositas !.

Fue una mujer que jamás pudo ser ella misma, por su posición y también porque su desequilibrio no la dejó aceptar su destino, privilegiado por otra parte pues fue infeliz haciendo lo que le daba la gana, con dinero y poder. Lo que pasa es que en mi humilde opinión era una persona que no se conformaba con nada, sólo quería hacer lo que se le antojaba siempre buscando la felicidad que no encontró. Sus problemas psíquicos le venían de la sangre de  los  Wittelbasch, los cuales estaban todos bastante “pá allá…”. No tenemos más que poner de ejemplo a su primo Luis II de Baviera “el Rey loco “( y listo añadiría yo, por la maña que tenía de escaquearse de aquello que no le gustaba, como eran los asuntos de gobierno), mejor apodo imposible aplicarle para pasar a la historia.

Si hacemos un paralelismo entre  María Antonieta de Francia y Elisabeth de Austria en sus deberes como soberanas, están suspendidas las dos  ( me refiero en el no cumplimiento de sus obligaciones como reinas, con el agravante de que María Antonieta no salió de Versalles y Elisabeth no paraba en Viena ). Sin embargo, Sissi cae bien y María Antonieta no. ¡Milagros del cine ! y de la época en que vivieron cada una.

El nombre de Sissi, según su sobrina tataranieta Catalina de Habsburgo, fue un nombre comercial; en público ni en familia nadie la llamaba así.

De  los ocho hijos habidos en el matrimonio del Duque Maximiliano de Baviera y Ludovica de Wittelbasch , hija del Rey  Maximiliano I de Baviera,  la que más se parecía a su padre en el carácter excéntrico era Sissi.

Ludovica era, de todas sus hermanas,  la que había hecho un matrimonio menos brillante. Este detalle era muy importante en en siglo XIX,  pues las casas reinantes buscaban buenos partidos para sus hijas, ya que con eso creaban alianzas. Las tías de Elisabeth eran : Una reina de Prusia, otra de Sajonia y Sofía , la que sería su suegra ,hubiera sido Emperatriz de Austria si no hubiera su marido abdicado en su hijo Francisco José.

Elena la hermana de Sissi (llamémosla por su nombre comercial ), era la elegida para casarse con el Emperador. Pero en la visita que realiza la Duquesa Ludovica a Bad  Ischl ,donde está la Kaiservilla, residencia de verano del Emperador, Francisco José decide que se casa con Elisabeth y no con Elena, lo que desata un conflicto familiar. Al fin la familia cede y la boda se celebra en los Agustinos de Viena.

Sissi había nacido la víspera de Navidad de 1837 en la Residenz de Munich, Palacio Real de Baviera . La familia vivía  a orilla del lago Stanrberg, en un precioso palacete con cuatro torres rodeado de rosaledas y magnífico parque, a la residencia familiar la llamaban cariñosamente “Possi”, ya que su nombre es Possenhofen.

Elisabeth se casó muy joven, con 16 años, no se sabe si enamorada o no, pero su marido si lo estaba de ella, ¿ Fue realmente él el que decidió por los dos ?

La Emperatriz nunca se acopló a la vida de Viena, en su recuerdo siempre estaba Possi. La corte le asfixiaba, por lo que decidió viajar, tenía un yate de nombre “Miramar”,  se construyó una casa en la isla de Corfú llamada “el Aquileón”. Eso sí, escribía al Emperador cartas en la que le confesaba su amor y  decía que le echaba en falta. Es curioso, ¡se iba porque quería y encima luego le extrañaba ! no se aclaraba, además era incapaz de sacrificarse y pasar más tiempo en la Corte con su marido, que por otra parte era el que cargaba con todo el peso del Imperio. Sin embargo, la Emperatriz jugó un importante papel político cuando Hungría quiso independizarse de Austria, gracias a su buen hacer y a su diplomacia supo ganarse al pueblo húngaro que la adoraba.

Era una mujer contradictoria, creo que nunca llegó a madurar, como le sucedió a su padre. Para que su esposo le dejara hacer su santa voluntad le buscó un amante que le duró treinta años, la actriz Catalina Schartt.

Con respecto a su físico era muy bella, quitando los dientes que los tenía horribles, por eso en los retratos sale siempre con la boca cerrada. Se admiraba a si misma, cuando iba a un baile en la corte se hacía coser el vestido sobre su propio cuerpo, con lo cual terminaba tan agotada que al llegar estaba muy poco tiempo, hacía acto de presencia junto al Emperador, para que todos la contemplaran como la mujer más bella y se marchaba. Eso alimentaba su  “ego”.

Se hizo construir un gimnasio en sus habitaciones al que acudía todos los días al amanecer, solo tomaba cerveza y jugo de carne para no engordar, era una ” Narcisa”, se mortificaba a si misma para admirarse. Sometía su cuerpo a largas caminatas para mantenerse delgada, aparte de cabalgar, le encantaban los caballos. De hecho se habla de que tuvo sus más y sus menos con un jinete inglés llamado George Bay Middleton, que actuó como instructor suyo en una larga estancia en Inglaterra.

Las sesiones de lavado de su espesa y larga cabellera le duraban un día entero, en el que no se podía contar con ella.

Tiraba a gruesa, poco antes de su viaje a Bad Ischl acompañando a su madre y hermana, la duquesa Ludovica la envió junto a su tía a Sajonia ( hermana de su madre) a ver si conseguía un ” buen partido”, las palabras  de su tía carnal al devolverla a casa sin compromiso fueron que era tan lozana que tenía rasgos de campesina. Eso demuestra que no siempre fue una mujer distinguida.

Con una enorme fuerza de voluntad llegó a ser estilizada toda su vida. De hecho se dice que era anoréxica. No sé si lo era o no, pero si debía ser una señora muy aburrida. A los 35 años se hizo su última fotografía de cerca, no permitió ninguna más. Luego se tapaba la cara con un gran abanico de cuero o un velo para que nadie le viese las arrugas del rostro y lucía solo su espléndida figura.

Tuvo cuatro hijos, Sofía ( fallecida a los dos años), Gisela, Rodolfo y María Valeria ( a esta última se le atribuyó la paternidad al Conde Húngaro Gyula Andrassy, pero el parecido de la pequeña Archiduquesa con su marido el Emperador acalló todas las lenguas). A María Valeria, que había nacido en el palacio de Godollo en Hungría, le llamaba ” La Única”, ya que fue la hija a la que pudo educar, los otros los había criado su suegra; ésta consideraba a su nuera una inmadura incapaz de hacerlo.

Rodolfo, su hijo, murió en Mayerling, junto a la Condesa María Vetsera , su gran amor. Se había casado con Estefanía de Bélgica con la que tenía una hija y nada en común.

Era muy parecido a su madre, de carácter voluble e impresionable. De su padre había heredado su gran capacidad para el trabajo. Su muerte y las causas por las que se produjo son aún un misterio.

La Archiduquesa Sofía de Baviera, como ya he dicho ,era la suegra de Sissi, y no se llevaban nada bien. Sofía tenía muy marcado el sentido del deber, mientras su nuera parecía no conocerlo, huyendo constantemente de sus obligaciones. Era hija del Rey Maximiliano I de Baviera. En su juventud había sido una belleza, por lo que había formado parte de los cuadros de la Galería de Bellezas del Rey Luis I de Baviera que tenía en la Residenz de Munich.

Casada con Francisco Carlos de Habsburgo, un hombre de muy corta inteligencia ( le faltaba un hervor ) por no decir que tenía un coeficiente intelectual  por debajo de lo normal, era el destinado a ocupar el trono de Austria. En 1848 renunció a favor de su primogénito, Francisco José. De Sofía se dice que tuvo amoríos con el duque de Reichstadt ( el Aguilucho ), hijo de Napoleón y María Luisa de Austria. De estos escarceos nació Maximiliano ,su segundo hijo, que luego sería Emperador de México.

Continuando con nuestra protagonista, la muerte de la Emperatriz Elisabeth no fue una muerte normal, como no lo había sido su vida.

El 16 de Julio de 1898 Elisabeth deja Viena, su marido no puede acompañarla en este viaje, por sus deberes y porque se están preparando con gran pompa los festejos del cincuenta aniversario de su reinado.

No volvemos a saber de ella hasta el 9 de septiembre que llega a Ginebra, acompañada de su inseparable Dama de compañía  Ida von Ferneczy, se alojan en el hotel Beau- Rivage. Ella nos relata su muerte paso a paso por unas cartas dirigidas a su hermana, pero abreviaré el relato.

El día 10 la Emperatriz se levanta más tarde ( cosa rara, es muy madrugadora), sale y compra regalos para sus nietos en una tienda llamada Backer de artículos musicales.

Por la tarde quieren embarcar en el Lago Lemán con dirección a Caux, van retrasadas porque la Emperatriz ha tardado en vestirse. Cuando están a unos cincuenta metros del navío, un hombre se topa con ellas  violentamente. Sissi cae al suelo, un cochero que había cerca le ayuda a levantarse ante la mirada atónita de los transeúntes, se recompone y dice: “No es nada, no es nada” y corren hacia el barco que se les escapa.

Una vez en el barco palidece, se siente desfallecer, cae al suelo. Ida, su acompañante, grita: ¡Un médico, un médico!. Acude una enfermera porque no hay ninguno a bordo, le desabrochan su vestido negro, en su pecho izquierdo se puede ver una gran marca de sangre oscura del tamaño de una moneda mediana. Le dan un terrón de azúcar mojado en alcohol que consigue hacerle abrir los ojos. “¿ Qué me ha pasado ?”, pregunta. Esas fueron sus últimas palabras. Ida von Ferenczy informa al capitán de que la pasajera es nada más ni nada menos que la Emperatriz de Austria. De inmediato el barco da la vuelta y regresan a puerto. En una improvisada camilla la llevan al hotel, avisan a los doctores Golay y Teiset,pero no hay esperanzas. Un sacerdote le da la extremaunción. A las tres menos veinte de la tarde fallece.

Entre sus objetos personales llevaba un guardapelo con la foto de su hijo y su alianza colgada de una cadena al cuello.

Su asesino Luigi Lucheni era un anarquista italiano que pretendía matar al Duque de Orleans. Como éste dejó la ciudad demasiado pronto, cambió su objetivo. Había leído en un periódico que la Emperatriz se encontraba en Ginebra y fue a por ella. El arma de elaboración casera era un estilete, le rompió la cuarta costilla , le atravesó el pulmón de lado a lado, así como el ventrículo izquierdo.

En la actualidad en el muelle donde la Emperatriz cogió el barco, la ciudad de Ginebra ha erigido una estatua en su memoria.

Mientras, el Emperador lleno de dolor espera el cadáver de su mujer en Viena. En su despacho cuelga el retrato favorito de la Emperatriz, pintado por Wintelharter, con los cabellos sueltos,¡ tan joven, tan guapa !.

El día 16 se le da sepultura en los Capuchinos de Viena, la Cripta Imperial panteón de los Habsburgo. Allí le esperan los cadáveres de Rodolfo y de la pequeña Sofia, sus hijos.

El ataúd está lleno de flores llegadas de todo el mundo. Voy a relatar cual es el ceremonial del entierro de un miembro de la familia Imperial de los Habsburgo.

El cortejo fúnebre con el ataúd de la Emperatriz se detiene ante la reja de los Capuchinos, el gran Maestre se adelanta y golpea la puerta, de dentro se escucha una voz grave, es la del Abad.

– ¿ Quién eres ?, ¿ Quién quiere entrar ?

– Soy su Majestad la Emperatriz de Austria, Reina apostólica de Hungría, Reina de Bohemia y de Dalmacia, de Croacia, de Esclavonia, de Galitzia, de Lodomeria y de Iliria, de Jerusalén, Archiduquesa de Austria ( así hasta sesenta títulos más ).

– No te conozco, ¿ Quién quiere entrar ?

– Soy la Emperatriz Elisabeth de Austria, Reina de Hungría.

– No te conozco, ¿ Quién quiere entrar ?

El maestro de ceremonias se arrodilla pronunciando estas palabras:

– Soy Elisabeth, pobre pecadora que implora la misericordia de Dios.

Tras la verja la voz del abad responde:

– Entonces entra.

Read Full Post »