Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 junio 2011

LAS INFULAS

Con frecuencia para calificar a una persona vanidosa decimos de ella que; “tiene muchas ínfulas”, ( es muy corriente oír a personas que dicen” ínsulas” que es una parte del cerebro humano, lugar pequeño o isla. Es seguro que han oído campanas sin saber lo que es una ínfula)

Los príncipes y sacerdotes paganos se adornaban la cabeza con unas tiras enrolladas a la cabeza como si fuera una diadema, de estas pendían sendas bandas a cada lado de la cabeza.

También con ínfulas se adornaban los altares y las victimas que iban a ser sacrificadas.

Si estos adornos eran de ricas telas significaba que la persona que las llevaba tenía un mayor estatus social. Con lo que la gente les decía que eran “victimas” de muchas ínfulas.

Con el tiempo el dicho se aplica a las personas que hacen gala de una vanidad y orgullo desmedido ,osea odiosas .

En la Iglesia Católica  los obispos en su mitra llevan ínfulas, así como en otras confesiones cristianas también se utilizan en sus tocados o sombreros.

Anuncios

Read Full Post »

Al llegar a la capital de la República Checa recuerdo que nos vino a recoger un coche con una guía al aeropuerto. Eran casi las once de la noche y ya se sabe “de noche todos los gatos son pardos”,( como dice el refrán ). Yo solo veía barrios de la periferia con arquitectura claramente de estilo soviético, debido a su pasado comunista no muy lejano. Recuerdo que la chica nos dijo; ” Van a visitar ustedes Praga, la más preciada piedra de la Corona de Europa”, así fue, y se quedó corta.

Durante los ocho días que allí estuvimos pudimos recorrerla muy bien, saborear su buena cerveza, es muy conocida la Urquell. La cerveceria “U Fleku” es una pasada, fabrican su propia cerveza, fuimos un par de veces con unos amigos y lo pasé genial, la gente canta con los músicos que pasan por las mesas mientras bebes la rica cerveza y comes unas buenas salchichas, la cerveza checa tiene mucho lúpulo con lo cual se te sube muy poco y no te da dolor de cabeza. Pocas ciudades son tan completas como Praga, bañada por las aguas de río Moldava. Su magnifica arquitectura, el castillo, sus callecitas, sus iglesias con las cúpulas que parecen cebollas, en ellas se celebran conciertos de música clásica ¡¡¡ una maravilla!!!. Además en Praga hay locales donde tocan buen jazz, mi marido es muy aficionado y fuimos algunas noches. El Teatro Negro de Praga es digno de ver, es una ciudad con mucha vida.

Para las compras es estupenda, los granates y el cristal checo merecen la pena, los tienes de todos los precios. Hay una tienda que se llama “Manofacture” donde trabajan la madera estupendamente, hacen preciosos juguetes y marionetas. También trabajan con mucho gusto las coronas de flor seca, muy baratas por cierto.

No obstante una de las cosas que más me impresionó fue su Niño Jesús, aunque debo reconocer que toda la ciudad me dejó huella.

En la Malá Strana, que significa Barrio pequeño, es donde se encuentran los palacios más antiguos y el castillo, así como la mayoría de las iglesias de la ciudad. Allí está la de Nuestra Señora de la Victoria, donde está el Niño Jesús de Praga.

Es una imagen con leyenda, su origen es español ,una talla del siglo XVI. La familia Manriquez de Lara era devota por generaciones a la advocación de la imagen del Santo Niño ( que entonces no se llamaba de Praga ), éstos eran condes de Treviño y duques de Nájera. Una Manriquez de Lara contrae matrimonio con un conde checo con lo que una réplica del Niño propiedad de su familia viaja con ella a Chequia. Aparte los condes de Treviño y duques de Nájera eran embajadores perpetuos de la monarquía española en Praga.

Doña María Manriquez de Lara tiene una hija, Polyxenia de Lobkowitz, al casarse ésta recibe como regalo de su madre al Niño Jesús traído de España. Polyxenia ,gran devota de la imagen, le hace construir un santuario en 1622 y éste es destruido por las tropas de Sajonia en 1628 cuando estalla la guerra con Praga. El niño es tirado detrás de un altar con escombros y queda el santuario prácticamente derruido.

Al terminar la guerra los carmelitas que lo llevaban se habían trasladado a Munich y regresan, buscan al niño y lo encuentran  sin manos. Un padre llamado Cirilo le hace fabricar unas de cera, como es la cabecita del niño, el Gran Marqués de Bohemia le regala una corona de oro con brillantes y perlas, en la mano izquierda sostiene una bola dorada con una cruz que significa el mundo, con la derecha nos da la bendición, está vestido y con manto. Tiene además el Niño un museo de trajes en la misma iglesia.

En 1644 se restaura el santuario que lo alberga, dicen que se llama “de la Victoria” por la Batalla de Lepanto, ganada por los españoles a los turcos en 1628.

La primera vez que fui a visitarlo recuerdo que era domingo, no había mucha gente en misa, allí hay pocos católicos pero los que hay son de verdad, no como aquí que la gente se casa por la iglesia porque es muy bonito, bautiza a sus hijos sin pisar luego una iglesia y luego los niños hacen la primera comunión porque sí, la segunda no llegan a hacerla, lamentable e incoherente. La misa resultó preciosa, había un coro que cantaba divinamente, eran los fieles y a mí se me saltaron las lágrimas al ver a la gente con tanta fe, ( no estoy acostumbrada ). A mano derecha está el altar del Niño, al mirarlo sentí que allí había un pedacito de España, me arrodille no sin antes buscar el libro con la oración en español, la había en todos los idiomas ( o casi todos ), no sé el tiempo que allí estuve, lo que si sé es que se me hizo muy breve.

A la salida hay varias tiendas de recuerdos donde venden “Niños”, yo vi una especial no tenían casi y estaban tallados de madera y pintados a mano, (con los trajecitos copia de los que hay en el museo), estaban firmados por el artesano que los hizo, tan solo había dos o tres figuras. Pregunté el precio y me pareció un poco caro en comparación con los otros, pensé : “me compraré otro” .

No sé por qué, aunque saliéramos de visita a algún castillo o pueblo fuera de Praga, todos los días iba a ver a “mi Niño” ,a la salida miraba el del escaparate, ¡¡¡ me encantaba!!!.

El último día fui a despedirme del Niño Jesús, estaba dispuesta a comprarme otro más sencillo, al salir y mirar el escaparate de los Niños de madera vi que faltaba el del trajecito que a mi más me gustaba, yo miraba la tienda con la ilusión que una niña mira una juguetería. Había quedado a comer con mi marido en un restaurante cerca. Al llegar observé un paquete sobre mi plato, dije ¡ sorpresa !, ¿ Que será ?, no sospechaba lo que pudiera ser ¡ Hay tantas cosas que comprar en Praga ! Cuando lo abrí era ” Mi niño”, el que faltaba, creo que de la emoción se me quitaron las ganas de almorzar. Mi marido me había tenido en vilo hasta el final.

Al llegar a Madrid le encargué una peana de madera, está sobre ella en nuestra casa, cuando necesito algo para  amigos o familia le pongo velas, ¡es tan bonito !.

En el Condado de Treviño en Burgos, en la iglesia de San Pedro hay dos Niños de gran antigüedad similares a los de Praga, no en vano era el feudo de los condes que lo llevaron a Chequia en la iglesia está su escudo de armas.

Read Full Post »

Así dice la copla y además es el titulo de un libro. Pero no hay frase más idónea para definir a la española Eugenia de Guzmán y Portocarrero, emperatriz de Francia.

Quisiera escribir la breve historia de su hijo, el único que Dios le dio, un príncipe inteligente, simpático, valiente…, modelo de su época que murió en dramáticas circunstancias.

Napoleón Eugenio Luis Juan José Bonaparte, nació en París un 16 de marzo de 1856 domingo, a las tres de la madrugada. Su madre la emperatriz Eugenia tuvo un parto muy complicado, duró 22 horas y para que el niño naciera tuvieron que emplear los fórceps, ( tenemos que tener en cuenta que Eugenia iba a cumplir 30 años en mayo, en el siglo XIX una mujer primeriza con esa edad era ya muy mayor ). Su padre Napoleón III, ( sobrino del gran Napoleón e hijo de los reyes de Holanda. La reina Hortensia, su madre, era hija de Josefina Beauharnais, que fue emperatriz de Francia), iba a cumplir 48 años en abril, eran padres ya tayuditos para los tiempos, con lo cual no cabían en sí de alegría cuando Lulú ( que así le llamaron hasta la edad de cinco años) nació. Luego siempre le llamarían por el nombre de Luis. Fue bautizado en Notre-Dame el 14 de junio. Su padrino fue el Papa, su madrina la reina de Suecia. A la ceremonia solemne asistieron 400 invitados,  le siguió un banquete y fuegos artificiales.

Cuando su padre es derrocado en el trono de Francia, cae el II Imperio y da paso a la III República Francesa. Esto sucede el 4 de septiembre de 1870 y la familia se exilia en Bélgica.

Más tarde deciden establecerse en Gran Bretaña, dadas las buenas relaciones que les unían a este país y a la reina Victoria de Inglaterra.

 Su hogar  “Camden Place” estaba en Chislehurst. Allí fallece el padre de Luis en 1873, es enterrado en la iglesia de St. Mary de esta localidad.

Anteriormente Luis había ingresado como cadete en la Academia Militar de Woolwich, donde le habían admitido su solicitud de ingreso, ya que entonces no se hacían oposiciones para poder entrar en las academias militares, bastaba con que tuvieras un buen apellido o padrino y él los tenía. Pronto destaca como buen jinete, le encantan los caballos ganándose la simpatía de sus jefes y compañeros, sus dos mejores amigos se llamaban Wodehouse y Sade, que eran lugartenientes.

En el aspecto amoroso Luis no tenía novia, pero se rumoreaba que la reina Victoria ( que sentía debilidad por él ) y su madre, habían elegido a la princesa Beatriz, hija de la reina para que se casaran en un futuro. Esto no sucedió, con lo que la princesa Beatriz es la bisabuela paterna del rey Juan Carlos I de España.

Cuando sale de la academia militar, Luis quiere que le envíen a alguna acción bélica, era un chico muy activo, incluso algunos le tachaban de imprudente, con respecto a comportamientos que había tenido en maniobras de la academia. Por entonces el ejercito inglés había sido derrotado en Sudáfrica por los zulúes, sus amigos ya estaban allí destacados y él pide ir a la guerra. La reina Victoria media, pese a la oposición y disgusto de su madre,  al final embarca en el buque ” Danubio” rumbo a El Cabo, para instalarse en la base militar de Durban. Se llevó a su criado y dos mozos de caballerizas ingleses, su madre le despidió en el muelle no si antes prometerse que se iban a escribir,  la primera carta que recibe Eugenia está fechada en Plymouht, donde hizo escala el barco.

Desde entonces la correspondencia entre madre e hijo es bastante frecuente, aunque había lenguas que decían que  las relaciones entre ambos no eran muy distendidas, es algo a lo que no hay que hacer caso, la gente habla, habla….., pienso que sus razones fueron más bien para demostrar su valentía al mundo, ya que a su padre se le había tachado de cobarde en la Batalla de Sedán ( Guerra Franco-Prusiana ),  donde le hicieron prisionero.

¿ Como murió el príncipe?; en el campamento se sabía que los zulúes iban a atacar en un tiempo mínimo, con lo que se organizan expediciones, la de Luis es para el día 1 de junio a las ocho de la mañana. Partió en una al mando del Capitán Carey, hombre de excelente hoja de servicios, además llevarían seis exploradores basutos  que conocían muy bien el terreno. Esa mañana antes de partir Luis escribe una carta, casi una nota a su madre, ¿ Sería una premonición ?.

En un valle acampan los hombres al mando de Carey, están observando mapas y comiendo algo para reponer fuerzas, el ambiente es relajado. En ese momento un explorador nota que están rodeados por zulúes, grita ¡ Los zulúes !, ¡ Los zulúes !. Se produce una terrible confusión y allí nadie da ordenes, se suben en sus caballos y todos huyen. El príncipe intenta subirse a su caballo que se ha encabritado y se llama ” Fate” ( Destino ), tira del estribo, algo se rompe y cae de espaldas al suelo, un soldado grita; ¡ El príncipe, se ha caído al suelo !, nadie se vuelve, él gira la cabeza y le ve de pie con el revolver en la mano; los zulúes le tienen rodeado.

El coronel de la base ordena salir en busca del príncipe al amanecer de la mañana siguiente. Carey no sabe que contestar ante su acto de cobardía; por la noche se esperaba un ataque de los zulúes y no era aconsejable salir en su busca.

Se  encuentra el cadáver completamente desnudo, que solo conservaba una cadena de oro con medallas al cuello, su sable, su revolver, su casco y un calcetín azul con la letra “N”. El cuerpo tenía diecisiete heridas de lanza, todas en la parte anterior. Había muerto aproximadamente a las cuatro de la tarde el día de antes.

Se embalsama su cuerpo para su posterior traslado a Inglaterra. Mientras la emperatriz no sospecha nada, las cartas no llegan porque el correo es muy lento, piensa. Hasta el 19 de junio no se entera de la trágica muerte de su hijo. La reina Victoria, que conoció la noticia antes que ella, manda a dos personas para que se lo comuniquen. Eugenia se encierra y no quiere ver a nadie en dos semanas.

El 10 de julio el cuerpo de Luis llega a Portsmouth (Inglaterra), a bordo del buque Enchantress, una vez comprobada su identidad deciden cerrar el ataúd para que su madre no vea la escena dantesca de su cadáver.

En el hall del palacio de Eugenia se han colocado cortinones negros tapando las paredes, al llegar el féretro lo colocan encima de un catafalco repleto de violetas,  entonces es cuando baja la emperatriz. Allí estaba la reina Victoria y su hija Beatriz acompañándola. Su madre abraza la caja y se queda amarrada a ella de rodillas, ensimismada, llorando horas y horas.

Ha pasado un año, la emperatriz quiere visitar el sitio donde su querido hijo perdió la vida, en el lugar han puesto una cruz de piedra y ella la ha hecho rodear de velas. Se arrodilla y reza, se siente observada por las cabezas de los zulúes, pero ellos no le hacen nada, tampoco ella les teme. Al amanecer sin que sople una brizna de viento vé como las velas se inclinan, alza su cabeza, mira alrededor y dice:

” ¿ Eres tú ?, ¿ Quieres que me retire ? ”

Eugenia de Montijo ¡ Qué pena, pena !…..

Read Full Post »