Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 octubre 2011

BERLÍN ENGANCHA

Es una ciudad digna de admiración ya que desde la caída del muro hace tan sólo 22 años, el 9 de noviembre de 1989, no ha dejado de sorprendernos en su reconstrucción, crecimiento y modernización, todo un ejemplo a seguir.

Al llegar a Berlín lo primero que se suele hacer es ir a visitar la “Puerta de Brandemburgo”, símbolo de la unificación de las dos Alemanias y de la libertad. Eso fue precisamente lo que hicimos mi marido y yo. Nos encontrábamos alojados en un hotel que recomiendo en la ciudad bastante cercano, el Eurostars Berlín en la Friedrichstrasse 99, es de una cadena española de hoteles que cuenta con varios en España y en el extranjero, concretamente en España los mejores son los de Barcelona (cinco estrellas gran lujo) y Madrid (cinco estrellas). Para los españoles es comodísimo ya que aunque todos o casi todos los alemanes hablan inglés, en algunos lugares no quieren hacerlo (téngase en cuenta que no hace tanto que la ciudad quedó arrasada y dividida en cuatro sectores, el Inglés, el Francés, el Sovietico y el Estadounidense). Ocupada en la Batalla de Berlín por los aliados en la Segunda Guerra Mundial, en mi opinión aún quedan heridas cicatrizando en el fondo del alma de algunas personas, con lo que para un hispano parlante es muy cómodo que los empleados del hotel te hablen en tu idioma ( no tienen ningún inconveniente en hacerlo en otros y de hecho lo hacen, pero en este hotel se habla perfectamente el español ya que muchos empleados son españoles ), además de ser un  establecimiento moderno, bonito, el personal del hotel es muy amable y eficiente.

Al llegar a la puerta de Brandemburgo sentí cumplida una ilusión, ¡ tantas veces la había visto en fotografías, en TV, en el cine !, eso sí me desilusionó un poco, ya que yo me imaginaba la “Pariser Platz” de mayor tamaño, no rodeada de edificios modernos como las embajadas de Francia y  de los Estados Unidos. La diosa de la Victoria Alada corona sobre un carro de guerra la Puerta. Napoleón se la llevó como botín a Francia,  15 años más tarde fue devuelta a su lugar de origen por un mariscal prusiano.

En una esquina de la Plaza está el famoso “Hotel Adler”, inaugurado en 1906. Es un hotel con mucha solera, al que le gustaba ir a Charles Chaplin (el famoso Charlot) en sus estancias en la capital, así como también Greta Garbo y otros muchos famosos. Es muy agradable tomar un café o un té magníficamente servido con sus pastas, te pasan un carrito con tartas, yo las probé los días que fui a merendar, (tres en concreto),  la que más me gustó la de rosas. Es el único sitio del mundo en el que el camarero se ha referido a mí llamándome “mi lady”, sencillamente encantador. El hall que tiene como decoración en el centro una pagoda de estilo oriental en negro con elefantes le da un aire muy sofisticado, todo un clásico. Para un berlinés es muy importante la hora del café o té en la tarde.

Berlín tiene una gran extensión en terreno, 900 kilómetros cuadrados de los cuales un treinta por ciento son bosques y agua, la ciudad en otoño tiene un colorido precioso. Su población es de 3.500.000 habitantes aproximadamente.

Afortunadamente se ha reconstruido entera, en la guerra se destruyó el 30%, (se sacaron 75.000.000 de toneladas de escombros al limpiarla para reconstruirla). Convertida hoy en una hermosa ciudad,  es por lo que hay mucho que ver en ella ya que lo han hecho con mucha cabeza y gusto.

El primer día yo os recomendaría coger un bus turístico,  hay bonos de dos días, podéis bajaros y subiros cuantas veces queráis de él, ya que como las distancias son muy grandes se puede uno bajar ver un barrio, monumento, museo, palacio, mercadilllo…. coger otra vez en la misma parada o en otra cercana o que os convenga el bus y seguir el recorrido, además llevan auriculares en varios idiomas. El resto de los días como ya tenéis una idea de la ciudad lo mejor es ir descubriendo barrios y rincones andando. Obviamente se necesitan varias jornadas para conocer un poco este lugar.

No podéis perderos ver el “palacio de Charlottenburg”, mandado construir por Sofia Carlota de Hannover, casada con Federico I de Prusia, quién lo hizo construir como residencia de verano a las afueras de Berlín. Es digno de destacar el jardín ( mandó traer a un jardinero de Versalles al que le pagó una fortuna para que se lo diseñara). Esta señora, una vez que hubo dado un heredero a Prusia, Federico Guillermo I, apodado el ” Rey Soldado”, se retira a su palacio hasta su muerte en 1705, cultivándose con la música y protegiendo a los artistas. El nombre de Carlottenburg esta puesto en su memoria por su marido, ambos están enterrados en la Catedral de Berlín. No dejéis de visitar la cafetería de palacio, que además es restaurante, es muy coqueta se llama “Neuer Pavillón”.

La plaza más bonita de Berlín es la “Gendarmenmarkt”, además de ser la más elegante. Su nombre es debido a Gens d´Armes, un regimiento prusiano de inmigrantes hugonotes, que en el siglo XVII huyeron de Francia y de la persecución a las que les tenía sometidos Luis XIV.  En esta plaza encontraréis una iglesia calvinista que era para su culto actualmente desacralizada, en ella ahora hay un restaurante y una cafetería llamada ” El Refugio”, merece la pena tomarse una cerveza sentado en una de las mesas de la terraza, con las estufas en forma de chimeneas puestas, son muy curiosas. Ver de noche la Plaza iluminada es algo que no se debe uno perder ni tampoco visitar el Monumento al Holocausto con más de 2.700 bloques de piedra en forma de sarcófagos sobre suelo sinusoide, en memoria de los miles de judíos que fueron asesinados en los campos de concentración y en otros lugares durante el régimen Nazi y en la Segunda Guerra Mundial ( está muy cerca de la Puerta de Brandenburgo).

El muro es visita obligada en Berlín, ya que aún quedan algunos tramos muy pequeños que no ha sido derruidos. Os recomiendo la parte que está pegada al Palacio que fue del Principe Alberto de Hohenzollern y que durante la Guerra fue cuartel de las SS. En él se cometieron horribles crímenes y torturas, ahora hay un museo y una exposición al aire libre que te hace reflexionar sobre lo brutales que pueden llegar a ser los seres humanos. Está cerca del “Check Point Charlie”, punto de control a la entrada del Sector Estadounidense. También es digno de ver el lugar del muro que mide 1.300 metros siendo el mayor museo de pintura contemporánea al aire libre, se llama la “East Side Gallery”.

Un paseo en barco por el río Spree es algo que está muy bien, desde allí se ve otra perspectiva de la ciudad mientras tomáis algo en una de las mesas y admiráis los bosques del Tiergarten, el mayor parque de la ciudad con más de 250.000 árboles, zorros y jabalíes, en la posguerra los berlineses pasaron tantas necesidades que tuvieron que talar árboles para calentarse, dejando sólo 700, ( afortunadamente se han replantado muchos dejándolo con el mismo número de ellos, además tuvieron que plantar patatas en el parque para alimentarse ). Era un antiguo parque de caza real, ya que allí se encontraba el antiguo Palacio Real de Berlín, demolido por los soviéticos en la década de los años 50 del pasado siglo, ante las protestas internacionales, lo que no destruyó la guerra lo hizo el régimen comunista. En el Palacio de Charlottenburg se pueden ver algunos muebles que pertenecían al antiguo Palacio Real.

La Catedral no parece protestante se asemeja a una iglesia católica por dentro y por fuera, se terminó de construir en 1905. Es muy lujosa ya que Guillermo II de Prusia la mandó edificar para impresionar a los católicos, en la Guerra quedó muy dañada, pero ha sido magníficamente reconstruida.

La Isla de los Museos es una de las maravillas de Berlín,declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. Allí esta en el “Neues Museum” entre otros,  donde podemos admirar el busto de la reina Nefertiti, una pasada, no tengo palabras para describirlo, era una mujer bellísima. Pero cuando crees que ya no puedes ver algo más hermoso en el Museo te encuentras con el Goldhut, un sombrero de oro de los que en todo el mundo sólo se han encontrado cuatro, tres de ellos se encontraron en Europa. Tiene forma como los que llevaban los antiguos brujos, con los dos astros grabados, el sol y la luna en multitud, es de 1.000 años antes de Cristo. También podéis visitar el “Museo de Pérgamo”, con el famoso Altar de Pérgamo, otra maravilla del barroco helenístico.

Berlín es la ciudad de las compras, entre otras cosas porque es más barato que España, es increíble pero cierto, ya que nuestro país tiene unos precios prohibitivos no acordes con los sueldos de la gente normal, siempre hay gente que se aprovecha y quiere ganar mucho, aunque esa no es la manera de que un país consuma, ya que con costes tan altos la gente se retrae.

Tomar en una terraza de lujo en Berlín una cerveza de medio litro muy buena te cuesta aproximadamente 3,50 €, en un sitio más normal es mucho más barato, aquí no hay quién salga a tomar nada porque es escandaloso,  en muchos sitios no te dan el tiquet, allí el tiquet es lo primero al pedir la cuenta.

La Avenida Kurfürsterdamm ( familiarmente conocida por los berlineses como “Ku´damm”) fue construida por Otto Von Bismarck llamado el ” Canciller de Hierro ”  en el siglo XIX  tratando de emular los Campos Elíseos de París, y lo consiguió en parte, en la guerra quedó prácticamente destruida, actualmente quedan tan solo algunos edificios reconstruidos de la época, sigue siendo muy elegante. Los lujosos almacenes “KadeWe” y la chocolatería y tienda de dulces “Leysieffer”. En otra parte de Berlín están los almacenes “Lafayette” en la calle Friedrichstrasse, antigua zona de ocupación francesa. Así como muchas galerías comerciales, cadenas de tiendas de ropa, firmas de lujo, un paraíso para comprar según los bolsillos.

Mercadillos hay varios, pero como Berlín es muy grande yo sólo fui a los de antigüedades. En la Avenida 17 de Junio hay uno los sábados y domingos por la mañana, donde puedes adquirir magníficas porcelanas antiguas a precios irrisorios, así como muebles, joyas, accesorios… (se debe regatear), allí mismo se pueden comer unas buenas salchichas en uno de los puestos ambulantes con patatas y cerveza, o una hamburguesa.

Comer no es caro en la ciudad, yo os recomiendo la cadena ” Block House”, una carne estupenda con muy buena relación calidad precio ( sales por unos 25 € por persona comiendo bien ), la cocina alemana no es mi fuerte, por eso prefiero ir a cadenas internacionales.

La iluminación de los monumentos de Berlín es fantástica, la idea de iluminarlos así es muy original, tienen diversos coloridos, lo que le da a la ciudad un aire moderno y original, incluso en la “Avenida Unter den Linden”, los árboles están iluminados de distintos colores pareciendo un cuadro de Van Gogh al natural.

Una curiosidad: el primer semáforo de Europa se instaló en Berlín en la Postdamer Platz, donde hay una copia del original.

Por último, si queréis disfrutar de una vista panorámica de la ciudad se puede subir a la Torre de la Televisión cerca de la “Alexander Platz”, la torre gira sobre sí misma, tiene bar y restaurante; o a la Columna de la Victoria donde también se disfruta de un bello panorama, se llama así porque se levantó para conmemorar la victoria de Prusia sobre Francia, Dinamarca y Austria.

Ahora que llega la época navideña animaros a visitar Berlín, es cuando ponen sus famosos mercadillos de Navidad, una atracción turística más. Francamente es una ciudad que me ha ido enganchado día a día.

Anuncios

Read Full Post »

ME QUEDO CON HALLOWEEN

No me gusta nada la Festividad de Todos los Santos tal y como se celebra en España, salvo los dulces que son buenísimos.

Ni visitar los cementerios, es más no voy a los entierros si no es un caso muy excepcional. Mi padre perdió a seres queridos, nunca más volvía al cementerio o al lugar donde estaban depositadas las cenizas, sabía que allí ya no quedaba nada para recordar. A una persona que se ha ido de nuestro pequeño mundo no hace falta ir a llevarle flores un día determinado del año, se le recuerda siempre y por cualquier detalle referente a él. Yo he aprendido ( entre otras muchas cosas) esto de mi padre, eso significa que los seres que permanecen en nuestra memoria no mueren nunca. La verdadera muerte es el olvido.

En mi inteligencia no cabe comprender las costumbres de algunas ciudades y pueblos en el que la gente rivaliza por ver cual es el difunto que tiene la tumba más adornada el primero de noviembre,  e incluso algunos se hacen kilómetros hasta pueblos para poner flores, llegando en algunos lugares a pasarse los familiares el día de los Santos en el cementerio llevándose la comida  para almorzar junto a los panteones, nichos…, con mi mayor respeto a todo el mundo me parece ancestral y típico de la España más negra y profunda, para mi esto obedece al pasado.

Estamos en el siglo XXI, las cosas cambian aunque a muchos les cueste girar ciento ochenta grados su mentalidad, no es fácil conseguirlo.

Siendo casi una niña oí por vez primera hablar de Halloween, entonces en España no se sabía nada de esta fiesta. En Madrid en el Encinar de los Reyes ( hoy Encinar de la Moraleja), había una colonia de chalets donde vivían muchos norteamericanos, ellos celebraban la fiesta, mientras aquí la gente compraba crisantemos, (una flor preciosa que ha quedado ligada a los muertos) para ir al cementerio al día siguiente a llevarlos.

Ya pasados unos años y en determinados barrios empezó a verse en Madrid el día anterior a los Santos “All hallow´s eve” ( víspera de todos los Santos) abreviado luego en  “Halloween”, gente disfrazada de brujas, muertos vivientes, fantasmas.  Había algúnos lugares donde se celebraba la fiesta, bien en un sitio público ( muy pocos) o particular, a mí me hacía mucha gracia la costumbre.

Hoy en día es una fiesta bastante extendida en todos los sitios, no tanto como en Irlanda cuna de Halloween ni Estados Unidos donde llegó de la mano de los emigrantes irlandeses en 1840, pero sí mucho. A los niños se les disfraza en los colegios y luego en sus casas, los chicos jóvenes salen, se compran calabazas para decorar los hogares, se adornan con guirnaldas de fantasmas, falsas telarañas, velas y motivos adecuados, además de ser muy numerosos los sitios donde se celebran fiestas y se cocina la crema de calabaza para almorzar el día uno de noviembre, (en  mi casa sin ir más lejos, además de los ricos postres de siempre buñuelos y huesos de santo). Conviven en perfecta armonía  los escaparates de las pastelerías y sus dulces típicos, con la decoración de Halloween. Así como también se decoran tiendas de ropa, regalos, etc,etc…

En los barrios donde hay muchos niños, osea que están habitados por gente joven y hablo ya de España, los niños se disfrazan de fantasmas, monstruos, brujas. Van por las casas llamando y piden dulces o dinero diciendo ” truco o trato”, que es lo mismo que hacen los niños irlandeses o de los países donde la fiesta se ha popularizado, allí dicen “trick or treat”, quiere decir truco o susto o broma, ya sabes si no les das algo tendrás que soportar una broma.

Es costumbre en Halloween adornar las casas con calabazas, están pintadas como si fueran una cabeza humana, dicen que hay una leyenda llamada de ” Jack el de la linterna ” ( “Jack of the Lantern”), éste era un granjero irlandés  que era muy mala persona, fue condenado por Dios a vagar por el mundo convertido en calabaza con una luz dentro, por eso se adornan las calabazas vacías así . Además se colocan en las ventanas de las casas para evitar que Jack llegue a visitarnos la noche de Halloween pidiéndonos el ” trick or treat “, se supone que las bromas de Jack deben ser muy pesadas y de mal gusto.

¿ Cual es su origen ?; es una fiesta Celta, coincidía con el nuevo año, ya que el año para los celtas terminaba con la llegada del otoño y la caída de la hojas, el día 31 de octubre.

Los Celtas eran paganos creían en los druidas, las brujas y adoraban a los árboles sobre todo al roble. Con la llegada del cristianismo esta fiesta se perdió por considerarse pagana y además se unió a la del día uno de noviembre, ya no se recordaba a los difuntos como antes, más bien se sacaban a relucir las antiguas supersticiones sobre los difuntos y la muerte, todo muy tenebroso, con mucho rezo, muy triste.

Con el paso del tiempo en los países mediterráneos se instauró la fiesta de Todos los Santos tal y como ahora la conocemos, pero la fiesta Celta por ser más divertida está generalizándose en prácticamente toda Europa ( incluidos  países que antes no la tenían).

En cierta ocasión mi hija hizo en su casa una fiesta la noche de Halloween, recuerdo que al llegar vimos todo apagado con solo la luz de las velas, nos abrieron la puerta con caretas de monstruos y haciendonos ¡¡¡ Huuuuu….!!!, me hizo mucha gracia. No podía quitarle el ojo a un poster de la Mona Lisa con un castillo terrorífico tipo película del conde Drácula al fondo en vez de su paisaje original y ella con los ojos ensangrentados y sonrisa diabólica, la sonrisa de la Gioconda se las trae, (a mi no me gusta su famosa sonrisa). Cuando terminó la fiesta y volvíamos a casa le dije al despedirnos;  ¿ Vas a dormir con ese poster colgado ?, a mi me daría miedo, es que me daba yuyu pero era un rollo simpático.

En mi opinión prefiero Halloween, no quiero flores cuando haya muerto, las quiero disfrutar en vida, porque me encanta que me las regalen o comprarmelas a mi misma, que soy mi mejor amiga. Tampoco quiero funeral para que mi familia no vuelva a pasar un mal rato y resulte la cosa cansina. Dios me juzgará y ya me pueden decir misas….Iré donde me lo haya merecido. Prefiero que me recuerden en cualquier época del año, como yo hago con mis seres queridos que ya se han ido.

Me quedo como la celebraban los Celtas, es mucho más alegre, soy partidaria de desdramatizarlo todo.

Read Full Post »

El Codex Calixtinus se escribe en el siglo XII, siendo un libro de referencia guía para los peregrinos que hacían el camino de Santiago.

El Codex recomienda pasar por Santo Domingo de la Calzada para hacer el camino  ( si es que no te pilla muy a desmano ) hasta la ciudad de Santiago de Compostela. Esta bella ciudad riojana, tiene un hospital del siglo XII, que era para atender a los peregrinos enfermos y fue mandado construir por Santo Domingo de la Calzada. Actualmente es un bonito Parador Nacional.

¿Por qué se le dice “de la calzada” ?;  Santo Domingo mandó construir una calzada de piedra que sustituía a la romana para facilitar el camino de Santiago en el  el siglo XII y fundó la ciudad que se llamó entonces Masburguete, con unas pocas casas alrededor de una ermita, que más tarde tomó su nombre actual.

Si entramos en la hermosa catedral de Santo Domingo de la Calzada ( S. XII), encontramos a los pies del brazo sur del crucero y junto a la tumba del santo, un gallinero con un gallo y una gallina de color blanco. Tiene su explicación y su historia, ¿ Qué pintan allí esas dos aves ?.

Hay una leyenda que cuenta que en el siglo XIV se encontraba de peregrinación a Compostela una familia alemana con su hijo, hicieron escala en la ciudad y se hospedaron en una posada.

La hija del posadero se quedó colgada del chico alemán que debía de estar muy bien, se llamaba Hugonell, éste pasa de ella y la muy perversa le mete un objeto de plata en su zurrón al marcharse, luego va a su padre y le acusa del robo al peregrino alemán.

Avisada la Justicia, corren en busca del ladrón y le registran encontrando en efecto el objeto hurtado.

Alfonso X el Sabio, rey de Castilla, había dado ordenes de ajusticiar en la horca a todos los ladrones, con lo que es prendido y dado muerte.

Los padres del chico deciden seguir su camino hasta Santiago y pedirle al Santo un milagro para que se hiciera justicia y se limpiara el nombre de su hijo inocente.

Camino de vuelta pasan por Santo Domingo y ven con sorpresa que su hijo está sentado vivo al pie de la horca, fue tal su sorpresa que corren a decírselo al corregidor y éste pasa de ellos no creyéndoselo.

Tanto insisten los padres, (el hijo no debía ni atreverse a entrar en la ciudad, no fuera a ser que le diera a otra moza por cargarle otro delito), que harto les dice:

“Si eso es cierto, este gallo y gallina que están asando para que me los coma, que canten”, las aves salieron del fuego y cantaron.

Desde entonces hay un dicho ” Santo Domingo de la Calzada, que cantó la gallina después de asada”.

También se representa al Santo Patrón de la Villa y fundador con una vara rodeado de un gallo y una gallina.

Hay una figuras de barro muy simpáticas de él que venden allí.

Read Full Post »

EL OKTOBERFEST

Conozco pocas ciudades con el encanto de Munich, una ciudad bávara en la que realmente te sientes a gusto, es como si la vida de sus calles te contagiara alegría y ésta sobre todo se desborda en su fiesta más señalada, el Oktoberfest.

Luis I de Baviera, tío de la emperatriz Elisabeth de Austria ( su madre Ludovica era hermana del rey ) era un gran mujeriego, pero no obstante para celebrar su boda con la princesa Teresa de Sajonia-Altenburgo que se celebró en 1810 a la que le pondría los cuernos en repetidas ocasiones, decidió celebrar unas fiestas populares en las que se degustaba la magnifica cerveza bávara, estos fueron los orígenes del Oktoberfest que conocemos en la actualidad.

Vamos a conocer un poquito la historia de este rey tan peculiar.

Luis I era hijo de Maximiliano I y de Augusta Guillermina de Hesse-Darmstadt. Nació en Estrasburgo un 25 de agosto de 1786, luchó a favor y en contra de Napoleón. En el año 1825, tras morir su padre ,asciende al trono de Baviera.

Como ya he comentado antes le gustaban las faldas ¡ un disparate !, con lo que además de liarse con la bailarina Lola Montes (a la que le concede el título de condesa de Landsfeld ), era una artista irlandesa que se hacía pasar por española ( le parecería más exótico ya que su madre lo era). Concretamente era hija de un capitán irlandés llamado Gilbert y de Oliveira de Montalvo que la tuvo con 15 años de edad.

Además el rey crea la ” Galería de Bellezas” en el Gran Salón de fiestas del Palacio Real de Munich, donde había retratos de muchas mujeres bellas, de distintos ámbitos sociales y nacionalidades. El pintor encargado de retratarlas fue José Stieler que a su vez era el pintor de cámara de Luis I.

Después de toda esta perorata vamos con la fiesta ¡ el Oktoberfest !.

Hay en Munich un lugar llamado Prado de Teresa ( Theresinwiese ), en el que en el año 1887  se reunieron los propietarios de los locales o cervecerías de la ciudad para celebrar allí la fiesta, a estos cerveceros se les llama en alemán “wirte”.

El alcalde de Munich llega en desfile el día de la inauguración con carros preciosamente adornados cargados de barriles de la preciada bebida ( ni que decir tiene que van tirados por caballos), bandas de música y un personaje, el “Münchner Kindl”, que se representa en el escudo de la ciudad.

Más tarde el alcalde abre el primer barril de cerveza mientras grita: ” Ya está abierto” ( en alemán, sobra la aclaración ), en una carpa llamada Schottenhamel, en ese momento queda inaugurado el Oktoberfest. A veces se han necesitado varios golpes del edil para abrir el primer barril ( se admiten apuestas del número que se van a requerir ), es en ese momento es cuando los cerveceros pueden empezar a servirla y el presidente del land, después de escuchar los dos cañonazos que dan por inaugurada la fiesta a los pies de la estatua de Baviera, se mete una jarra de cerveza de un litro entre pecho y espalda.

¿ Cuándo se ha interrumpido la fiesta ? Durante las dos guerras mundiales y durante veinticuatro ocasiones por causas de fuerza mayor.

Hay un desfile de trajes típicos bávaros, que son preciosos y tienen mucho colorido, el trayecto es de varios kilómetros, alrededor de siete,  se celebra desde 1835.

El traje tradicional de Baviera es muy vistoso, a las mujeres les suele favorecer mucho. Allí no es inusual encontrar a las personas vestidas con él, no sólo en el Oktoberfest.

Como anécdota contaré, esto me sucedió en Viena ( que son muy suyos ). Estábamos en una plaza que hay justo enfrente del palacio Schönbrunn, allí está la famosa Casa Loden donde hay maravillas en moda austriaca, el vestido típico es el mismo que el bávaro. En la puerta del establecimiento decía que se hablaba español entre otros idiomas, entro y pregunto en inglés si hablan español, a lo que me contestan que no y siguen a lo suyo….No me rindo, intento que me entiendan en inglés, no hacen el más mínimo esfuerzo, ¡ Vamos que no querían hablar inglés !, con lo que agarro a la señorita del brazo, la saco a la calle le señalo con mi dedo indice lo que quiero y con la otra mano le doy el dinero justo. ¡ Me lo llevé ! Él que quiere puede.


EL Oktoberfest es una fiesta única que también se celebra en otros puntos del planeta pero no es lo mismo, el marco de Munich es incomparable, es como por ejemplo celebrar la ” Feria de Abril” de Sevilla en Sidney, nada que ver.

En España se celebra en Zaragoza, Málaga, Peguera un pueblo de la isla de Mallorca y en Calpe  (Alicante ).

Otros países como Argentina, Brasil , Canada, Chile o Estados Unidos también lo celebran.

Suele terminar este festival de la cerveza para primeros de octubre con una duración de unos 15 días más o menos.

En la Marienplatz de Munich, en el Ayuntamiento nuevo ( el viejo quedó destruido, Munich es una ciudad prácticamente reconstruida, la mayor destrucción la sufrió durante la segunda guerra mundial ) hay un carrillón todo un símbolo de la villa. Es un precioso reloj ,el quinto más grande de Europa, tiene carrillón, 43 campanadas, 32 figuras autómatas y 4 melodías diferentes.

En él se representa la boda del duque Guillermo V de Wittelsbach ( antepasado de la famosa Sissi ) y su mujer Renata de Lorena. El carrillón tiene dos alturas, en la parte de arriba un torneo de caballeros con sus lanzas, mientras el duque y la duquesa están sentados a la mesa, en la inferior bailan los toneleros de barriles de cerveza, uno baile típico que dicen que es para exorcizar la epidemia de peste que asoló Alemania en el siglo XVI,  concretamente en 1515.

Ahora durante el Oktoberfest los cerveceros bailan, pero ¡¡¡ de alegría !!!….

Read Full Post »