Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 17 enero 2014

imagesCAHMCBIAA mi humilde entender una de las catedrales más bellas de España, como se merece su ciudad es la de la Imperial Toledo, llamada de Santa María.

Su historia se remonta a su reconquista allá por el año 1085. El rey Alfonso VI se compromete a respetar y conservar la mezquita de Toledo, para lo cual tiene que convertirla en una mezquita-catedral.

De esta manera se inicia la Catedral Primada de Toledo, ya que el Cardenal Primado de España es el cardenal de esta Archidiócesis. De hecho siempre se ha dicho que Madrid, tan sólo a unos sesenta quilómetros de distancia, no tenía catedral hasta el siglo XX, porque el cardenal de Toledo temía que le quitaran el ser Primado de España, al ser la capital. Con lo que ponía pegas para que se construyera.

La catedral de Madrid se empezó a construir en el siglo XIX, gracias al empeño de la reina María de las Mercedes, esposa de Alfonso XII, siendo sepultada en ella, ya que era su deseo. Es la primera catedral española consagrada por un Papá, Juan Pablo II. El cardenal de la Diócesis de Madrid no tiene porque ser el Primado. Esto no ha sucedido, ni tiene porque suceder.

Volviendo a Toledo, en 1227 se inician las obras de la actual catedral, se dan por concluidas en 1493, bajo el mandato del cardenal Mendoza.

Tiene varios estilos, gótico, gótico flamígero, gótico renacentista, plateresco y barroco. Ya que los innumerables artistas que han trabajado en embellecerla los han ido aportando a lo largo de los siglos.

Si tuviera que destacar lo que más me ha impactado sin duda sería su capilla mayor, con el retablo basado en la vida de Cristo. Encargado por el cardenal Cisneros, intervinieron artistas como Juan de Borgoña, Copín de Holanda, Peti Jean, Francisco de Amberes, Sebastián de Almonacid, Pedro Gumiel y Enrique Egas. La reja renacentista es obra de Francisco Villalpando, realizada en 1504.

Otra pieza a señalar es la custodia de Enrique de Arfe, una auténtica maravilla que se conserva en su magnífico museo, realizada en plata labrada en 1571. Con casi cien kilos de peso y una altura de un metro setenta y cinco.

Esta custodia procesiona todos los años en el Corpus de Toledo, uno de los más bonitos del País junto con el de Granada.

Una de las cosas que nos llaman la atención además de las muchas joyas que poseé en sus distintas capillas, es que del techo cuelgan sombreros de los cardenales, sujetos a un grueso cordón.imagesCABYULDT

Uno se pregunta ; ¿ Que hacen estos gorros aquí suspendidos ?, algunos ya muy viejos y descoloridos.

Pertenecen a distintos cardenales de Toledo que ya han fallecido. Existe una leyenda que dice que hasta que el cordón no se rompa y el sombrero no caiga al suelo, el alma del cardenal no entrará en el cielo.

Es una sencilla historia, pero es bonita.

Read Full Post »