Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21 enero 2015

untitled

       Leocadia Zorrilla de Weiss

         ( Museo del Prado Madrid )

  Francisco de Goya el genial pintor tuvo ( a parte de su matrimonio ), dos grandes amores que se le conozcan. Uno fue el de María del Pilar Teresa Cayetana de Silva y Álvarez de Toledo XIII duquesa de Alba, a la cual retrató en varias ocasiones y son fuertes los rumores que afirman que mantuvieron un idilio. El otro fue con Leocadia Zorrilla de Weiss, apodada la Leocadia. Goya era un joven pintor cuando entra a trabajar en el estudio de Ramón y Francisco Bayeu en Zaragoza, allí conoce a Josefa Bayeu y diez años más tarde el 25 de julio de 1763 se casa con ella. Algunos biógrafos de Goya opinan que fue por conveniencia, ya que era hermana del acreditado Francisco Bayeu, con lo cual al año de su enlace se encontraban establecidos en Madrid, Mengs le había ofrecido trabajo en la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara. Un intimo amigo del pintor Martín Zapater la describe así; ” ingenua, bondadosa y boba “, sinceramente no me pega nada como compañera de un genio como es Francisco de Goya.     untitled

Josefa Bayeu y Subías

( Museo del Prado, Madrid )

  El matrimonio tiene cinco hijos, de los cuales sólo sobrevive Francisco Javier, el cual se casa en 1805 con Gumersilda Goicoechea, dándole un sólo nieto Mariano. Es en la boda de su hijo en donde Goya conoce a Leocadia Zorrilla Galarza, al que todo el mundo la conocía como Leocadia Zorrilla de Weiss, debido al apellido de su esposo Isidoro Weiss, comerciante madrileño de origen alemán. Aunque cuando conoce al pintor la joven que era pizpireta, atractiva y muy altanera estaba soltera, al año siguiente y siendo ya amantes ella se casa con su ” desafortunado marido “, ya que el matrimonio fue un desastre. En 1814 el matrimonio Weiss tiene oficialmente una hija, llamada Rosario. Todo Madrid piensa que es hija de su amante y no de su esposo, no obstante el marido de Leocadia la reconoce como suya. Dos años antes había fallecido Josefa Bayeu en 1812. Rosario tenía unas dotes tremendas para el dibujo y la pintura, llegando a ser maestra de dibujo de la reina Isabel II. Goya sentía auténtica debilidad por ella. Cuando el artista tiene que exiliarse a Francia, Leocadia y Rosario se reúnen allí con él, con el tiempo ya no existía el amor, no había armonía entre ellos en el hogar de la rue 24-25 del Cours de Tourny en Burdeos, donde se han instalado a vivir hasta la muerte del artista. En sus últimos momentos estuvo acompañado por Leocadia, su hija, su nieto Mariano con su esposa y un par de amigos.

El retrato de la compañera del pintor se puede ver en el Museo del Prado, lo realizó en 1823, estuvo colgado en la Quinta del Sordo la casa que Goya compra junto al río Manzanares en Madrid.  Curiosamente Leocadia está apoyada sobre una tumba y un velo cubre su rostro. es posible que sean retoques posteriores a la realización del primero. Quizás el artista quiso simbolizar el final de su amor así.

Read Full Post »