Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 16 febrero 2015

imagesPKV460NL

María Cristina de Borbón Dos-Sicilias

 Franz Xaver Winterhalter

 

 

María Cristina de Borbón Dos Sicilias fue la cuarta esposa de Fernando VII, apodado el rey Felón. Era su sobrina carnal y una joven de muy buen ver, por lo que el monarca ya achacoso estaba encantado con su esposa.

El Borbón había llevado una vida muy azarosa, en cuestión de juergas me refiero, en la historia ha pasado como el peor rey que ha tenido España. Con lo que al encontrarse en Aranjuez con aquella joven princesa llegada de Nápoles, alta, de cabellos castaños, ojos oscuros y bonita figura se le hicieron los ojos chirivir¡tas, él era un anciano prematuro con cuarenta y cinco años, mientras la novia contaba tan sólo 23 y sin desfogar. Fernando VII desde el primer día de la celebración de la boda, un 11 de diciembre de 1829 se las vio negras para cumplir con los deseos de la reina en la alcoba matrimonial. Le suplicaba que tuviera paciencia, llamándola con lágrimas en los ojos ” mi pichona “.

María Cristina era una mujer simpática, espontánea y llana, con ideas liberales completamente contrarias a las de su consorte que era un rey absolutista.

El infante Carlos María Isidro y su mujer María Francisca, hermano y cuñada de Fernando VII , albergaban la posibilidad de ocupar el trono, ya que en los anteriores matrimonios el monarca no había tenido descendencia. Más no fue así, la reina queda embarazada y sólo le queda al matrimonio rogar a Dios que sea un varón, ya que existe una ley promulgada por Felipe V que impide que una mujer en España sea reina por herencia.

 

untitled

Fernando VII

 

María Cristina convence a su marido con el apoyo de su cuñado Francisco de Paula, para que promulgue la ” Pragmática Sanción “, por la que las mujeres pueden heredar la corona. A los diez meses de casados el 10 de octubre de 1830 nace Isabel II. Su padre la presenta en el momento de su nacimiento como la futura reina. Más adelante nacerá otra hembra, la infanta Luisa Fernanda.

Su tío el infante Carlos María Isidro no cesa de conspirar contra sus sobrinas, quiere que se instaure otra vez la ley que impide que reinen las mujeres y se derogue la Pragmática.

Los monarcas pasaban largas temporadas en el palacio de La Granja de San Ildefonso, lugar en el que se encontraban muy a gusto. Fernando VII enferma gravemente, su hermano Carlos temiendo su muerte amenaza con una guerra civil si llega a reinar su sobrina. María Cristina convence a su marido y es anulada, con el fin de que no se produzca un conflicto grave para la nación.

Por fin el desenlace fatal no se produce, el rey se recupera y decide restaurar la Pragmática, su hija puede llegar a ostentar la corona. Es cuando su cuñada Luisa Carlota, esposa del infante Francisco de Paula, le propaga un bofetón de órdago al ministro Francisco Tadeo Calomarde, arrebatando de las manos al político el documento de anulación de la nueva Pragmática que había restaurado el rey y que su hermano Carlos María Isidro cuatro días después pretendía derogar otra vez en complot con sus partidarios los llamados Carlistas, arrojándolo a la chimenea. Vamos muy infanta y todo lo que se quiera, pero una auténtica fiera, las cosas se pueden hacer sin sacudir.

El ministro Calomarde se echó la mano a la mejilla y pronunció la famosa frase:

” Señora, manos blancas no ofenden “.

Este incidente fue su caída en desgracia.

 

images2Q6F6NIB

Infanta Luisa Carlota

 

 

El 29 de septiembre de 1833 muere Fernando VII, dejando a su hija Isabel como heredera del trono y princesa de Asturias. Su joven madre ejercerá la regencia y gobernará el país hasta su mayoría de edad.

No pasará mucho tiempo para que vuelva a contraer matrimonio. Su vida conyugal con el rey ha sido muy efímera, impuesta y poco satisfactoria, es una mujer joven y aún puede encontrar la felicidad.

El rey felón si la tuvo con ella.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Read Full Post »