Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 4 septiembre 2015

OVIEDO Y LA REGENTA

la-regenta

Leopoldo Alas Clarín escribió la novela más importante del siglo XIX en España, La Regenta. Transcurre la historia a finales de dicho siglo en una pequeña y provinciana ciudad de norte del país de nombre imaginario llamada Vetusta. Esta no es más que la hermosa ciudad de Oviedo, capital del Principado de Asturias.

Hace poco viajé a allí, primero porque hacía mucho tiempo que no había ido, la recordaba como muy hermosa y de paso podría seguir los pasos de Ana Ozores, la protagonista de la historia que escribió Clarín ( seudónimo que empleaba el escritor, su verdadero nombre era Leopoldo García – Alas y Ureña ), que tan bien conocía el lugar donde se desarrollaba su libro. El escritor era nacido en Zamora un 25 de abril de 1852, su padre era gobernador civil del allí, procedía por parte materna de Asturias, su progenitora añoraba constantemente su tierra haciendo mella en su hijo el amor a ella.

Desde muy pequeño se marchó a estudiar a León, hasta que su familia decide regresar al Principado, es entonces cuando ingresa en la Universidad de Oviedo y se matricula en estudios preparatorios ( graduación inexistente hoy en día ), sus notas eran excelentes. Cuando concluye sus estudios se instala en Madrid para doctorarse en Derecho Canónico y Civil, con la calificación de sobresaliente.

Preparó una cátedra en Salamanca, más un desagradable incidente la desposeyó de ella, los causantes fueron los enemigos de su pluma, sin embargo pudo obtener la cátedra de Derecho Romano en Zaragoza. Ese año de 1882 contrae matrimonio con una rica señorita asturiana llamada Onofre García – Argüelles, más tarde fue nombrado catedrático en la Universidad de Oviedo. Es entonces ya casado y sabedor de los entresijos de la nobleza y alta burguesía de la ciudad cuando decide escribir La Regenta en dos tomos, uno se publicó en 1884 y otro en 1885. Libro que estuvo censurado por considerarse escandaloso.

Leopoldo Alas Clarín - La Regenta

¿ Qué tiene que ver la actual Oviedo con Vetusta ?, a los ojos del visitante nada, tan solo una hermosa escultura de La Regenta mirando a la catedral. Por cierto precioso templo, su retablo mayor está considerado entre los tres mejores del país, junto a los de las catedrales de Sevilla y Toledo.

La imaginaria Vetusta era una ciudad de provincias asfixiante, llena de tiburones que se aburrían tan solo divirtiéndose con mofarse, criticar y hacer daño. Era gente envidiosa y ruin que ocupaba su pobre tiempo en espiar la vida de los demás. Más o menos una radiografía de la época en cualquier capital de provincia española.

Para Ana debió ser terrible su vida allí, casada con don Víctor Quintanar un marido anciano y aburrido que había sido el regente de la Audiencia y que podía ser su padre. Nadie en vetusta perdonaba a Ana ser una mujer guapa y virtuosa resignada a su destino, aunque sufría de terribles crisis y remordimientos absurdos producto de una severa educación, en definitiva era una enferma reprimida. Había que montar un circo y divertir a todos.  ¿ Quién mejor que el magistral de la catedral don Fermín de Pas ?, hombre fuerte y bien parecido, joven, de carácter soberbio, con poder en la ciudad para formar el dúo del escándalo. Y para terminar Petra la criada cínica y llévame trae y el don Juan de vía estrecha don Álvaro Mesía, que como todos los  ” don juanes ” es un miserable acomplejado en el fondo, aunque él lo ignore y su alrededor no lo sepa.

Clarín critica es esta novela al clero muy duramente, en aquel siglo siempre al lado de los poderosos, todo es una mascarada, todo es falso, la regenta es la victima final.

Un drama así nada tiene que ver con la ciudad actual, llena de vida, cultura, comercio, edificios preciosos, gente amable y muchas estatuas que la embellecen. Conocida mundialmente por los Premios Príncesa de Asturias, ( llevan el nombre de la heredera del trono de España que ostenta este título ), concedidos a las personalidades más relevantes del mundo de las letras, investigación, arte, deporte, comunicación etc, etc,… Woody Allen dijo de ella cuando recogió el premio Príncipe de Asturias de las Artes , ” Oviedo es como un cuento de hadas “.

imagesZ8393E5Z

   Estatua de Mafalda en el parque de San Francisco

Donde se come de maravilla por cierto, son famosos también los dulces sobre todo sus chocolates, los Moscovitas de la confitería Rialto y los bombones de Peñalba. En definitiva una urbe moderna que conserva su pasado, Y es curioso !, no se concibe Oviedo sin doña Ana Ozores, está tan viva en sus calles que nadie diría que no ha existido realmente, si Clarín no lo hubiera hecho tendrían que haberla inventado.

Read Full Post »